La maternidad ha llegado, y con ella Baby M... ¡ha sido niño!
Adiós a las quinielas de todo hijo de vecino.
Hola ropa azul (que no fabrican ropa de niño en otros colores o qué¿].

Y con la maternidad llegó la novedad... los pezones, esos grandes desconocidos. Sabía que los tenía, pero no que pudieran doler tanto... ni lavándolos con estropajo nanas... y la sensación perdura aunque la criatura no esté nutriéndose... ains!

Cuando el bebé entra por la puerta, el glamour sale por la ventana [no era así el dicho... pero éste es el que me vale a mí]... mira que yo he intentado ser glamurosa durante el embarazo... más bien al estilo hippie, sin maquillaje, ni tacones, ni perfumes, con tejidos naturales... más bien un glamour ibicenco... pero con el bebé en casa, no hay manera de ser glamurosa ni queriendo... lo visto a él [fashion victim total, que aunque en el campo de ropa de bebé niño no hay tanta fastuosidad como en el de bebé niña... siempre hay cosas chulísimas para mi muñeco]... y cuando está listo, me visto yo... entonces llega el buche... o el estornudo con moquetes... o la caca que se sale del pañal... o el pis que se escapa... porque resulta que la cosita de los niños se ha de poner mirando hacia abajo... cosas que no te enseñan porque las niñas no lo hacemos así... En fin, que acabas saliendo de casa con algún fluido corporal (que tu hijo con todo el amor de su corazón te ha regalado, porque es el único bien material que posee y como quiere tanto a mami... pues todo para mami - y para papi también... sobre todo la caca... a propulsión...-] y es aquí, among other things, donde empiezas a descubrir el amor materno-filial... porque te da igual, le pasas una toallita y si se va bien, y si no también... es temporada de fulares, y los fulares lo aguantan todo, la cuestión está en recolocarlos apropiadamente.

Y ya que menciono las toallitas... lo mejor que se ha inventado después del papel de cocina! ¿Moco¿. Toallita. ¿Baba¿. Toallita. ¿Buche¿. Toallita. ¿Pis o  caca¿. Toallita. ¿Mancha de leche en el suelo -o cualquier otra superficie- porque es llegar la hora o'clock y-o oír llorar al churumbel y ponerse la teta a llorar leche¿. Toallita, toallita, toallita. 

¿Qué más¿. Ah sí, el espacio... ¿Qué espacio¿. Ninguno. Está todo ocupado por cosas del bebé, que tiene más complementos que la Barbie Malibú [en su caso que el Ken Malibú], incluyendo cosas que ni sabía que existían... como la bañera con forma de cubo que es para los gases [y encima funciona]... lo acabaremos utilizando de cubo de la ropa... o de macetero... La hamaca con vibración y melodía [para el reflujo], la mamá pata musical que habla y tiene luz [para el desarrollo cognitivo]... es como tener un viejito en casa!

Después de llorar por lo típico [hambre, sueño, pañal, gases, me aburro... ya más o menos vamos teniendo claro el diccionario hijo-padre, padre-hijo], el muñeco se duerme... y tú qué haces¿. Recoger [jamás en la vida lo había hecho, deben de ser las hormonas maternales], poner lavadoras [idem de lo mismo] y planchar [casi que acabo de descubrir que tenía plancha... porque yo no plancho! Por lo menos mi ropa jamás de los jamases, claro que ahora... cochina sí [sin glamour, con falta de una ducha que otra, sin peinar - que para eso quería yo que mi amada pelu me rapara, para eliminar preocupaciones-, y con algún buche que otro encima... pero eso sí, mala madre no, el niñito lavao, peinao y planchao]... y si no haces ninguno de los anteriores [básicamente porque ya lo tienes todo en marcha... porque el gen de las madres de no dejar las cosas tiradas ni a medio hacer se manifiesta, da igual quién hayas sido en una vida anterior, ejemplo, yo], entonces lo miras y piensas "no lo conozco, no sé quién es, pero no puedo dejar de mirarlo y de sentir un agujerillo a la altura del esternón", debe ser donde va la patata del amor, o eso o es el punto de desagüe de la leche materna, porque cae ahí justo en medio... y te dices "soy una mami" sin tener muy claro lo que significa, ni para qué sirve ni nada... pero presiento que aquí mi compañero de barriga ya me lo irá indicando... Por lo pronto acabo esta entrada con una mano cogiendo un culete y una teta en servicio...

Besis de dulce de leche.
Geisha y Baby M.

Comments (0)