domingo, febrero 02, 2014

I'M BACK (aim bak)

Hola, bueeeenas, qué tal, cuánto tiempooooo...

Bueno, después de los saludos de rigor, he de decir, confesar, comunicar que HE VUELTO, I'm back, I'm superback!
Que cómo lo sé? Te voy a presentar 3 pruebas irrefutables e indudables de que yo soy yo misma, de que las hormonas de la preñez están almost gone y de que todo se pega menos la hermosura:

PRUEBA IRREFUTABLE NÚMERO 1:
Durante el embarazo desarrollé una bonita personalidad culinaria inexistente hasta entonces y a la cual he querido dar uso desde octubre sin a) tiempo, b) ganas, c)materias primas ni d) suerte. Así que el otro día, modo orgullo ON, me dije: una salsita de tomate, que es fácil, rápido y sabroso...
- fácil: poner todos los ingredientes troceados en un cacharro conveniente en el horno hasta que huela bien;
- rápido: una vez lo sacamos del horno, meterlo en la batidora y convertir los trozacos en rica salsa;
- DESASTRE: No cerrar bien la batidora de vaso, de lo cual no nos percataremos hasta que la salsa esté molidita sin grumos y lista para pasar a la salsera... con lo cual, al desenroscar el vaso de la base, la salsa implosiona hacia abajo, culo del vaso included, en dirección a la batidora, encimera, puertas de la cocina, suelo, ropa de una misma (sí, había hecho cantidad de salsa). Churri, que había entrado a la cocina atraído por el olorcillo a rico, se da media vuelta y se va con cara de icono de whatsapp... el de las manos en la cabeza.
- sabrosa: sí, rica quedó un rato...lo constatamos cuando rebañamos con pan lo poquito que había quedado pegado al vaso...

PRUEBA IRREFUTABLE NÚMERO 2: la quema del cacharro. Y ya llevo 2 cazos, una sartén, la cafetera... me van a contratar para hacerle el control de calidad al teflón... de momento no lo pasa nadie... Y aquí no me extiendo más porque ya conocéis mis características pirómanas...ejem.

PRUEBA IRREFUTABLE NÚMERO 3: los cortes.
Me voy a hacer un zumo. Material indispensable: naranjas, cuchillo, exprimidor, kit de supervivencia, bayetas...
No mucha gente tiene la habilidad de empuñar un cuchillo para cortar una naranja y dejarse el índice de la otra mano olvidado atrás. Resultado: semiamputación del dedo.
Problema: desde que te cortas hasta que la información llega al cerebro pasa un tiempillo...sobre todo en mi caso, que tengo deprivación del sueño. Así que yo me corto, al rato me duele, cuando me duele sacudo el dedo, cuando dejo de sacudirme me lo miro, veo sangre, me doy cuenta de que me he cortado feo, y tengo la mano llena de sangre. Me la lavo, me envuelvo el dedo en muchas servilletas de cocina. Miro a mi alrededor: los CSI se ganarían el sueldo hoy en mi cocina a lo Jackson Pollock teñida con mi sangre capilar. Información llega al cerebro: hay que limpiar este desastre antes de que llegue churri y piense que estoy ofreciendo sacrificios a los dioses.

En fin, ya está bien de confesar por hoy.
Besis de Geisha desastre.

2 mentiras piadosas:

Nubia dijo...

jajajaajajaja..pero vaya desastreee, te cuento una cosa??, comprate una Thermomix, cuándo la conozcas no podrás vivir sin ella y te convertirás en una super woman de la cocineti, te lo digo yo..jajajaja

geisha dijo...

Me prestaron una dos meses. Ayer la devolví sin haberla sacado de la bolsa. Ni idea de usarla ni tiempo de aprender.

Publicar un comentario

Miénteme.