Un domingo por la mañana cualquiera...te levantas a las mil, resacada, despeinada, boca pastosa y con las marcas de la sábana en la cara...
Baño, desayuno, desayuno, baño...¿qué hacer primero? 
¡¡¡Desayuno!!! Este cuerpo necesita reponer todos los líquidos y glúcidos que perdió la noche anterior, y darle un tiempo prudencial al cerebro para que se vaya activando...
Te sientas delante de la tele con tu bol de cereales a ver un autozapping de cualquier canal.
45 minutos después ya estás lista para una ducha. Dejas el bol en el fregadero, te desnudas y metes la ropa en la lavadora (ya la encenderás después, no sea que te electrocutes mientras te aseas y la policía forense - con un "grisom" más a lo "torrente" que al americano original - te encuentre indecorosamente "espaturrada" en el cuarto de baño).
Es entonces cuando oyes los gritos de los niños y distingues claramente: OSTIA, UNA TÍA EN PELOTAS!!!! (nota mental: nunca me acuerdo si es ostia u hostia)
Tú, que eres una cotilla nata, te medio asomas por las lamas de la solana hasta que te das cuenta de que los niños (malditos mocosos!!!) están señalando hacia tu edificio, concretamente hacia tu ventana...TÚ ERES LA TÍA EN PELOTAS!!! (Realmente te das cuenta 2 ó 3 segundos después, cuando instintivamente miras hacia abajo, como el que tiene la sensación de tener la cremallera bajada y el pensamiento en la punta de la neurona "seré yo?"). En este momento te conviertes en "Car-Lúis" y de una zancada te metes de nuevo en casa, a salvo en la cocina. Susto, respirar, carcajada. Te pones de puntillas a ver si los malditos mocosos se han ido....Nope, más amiguitos han llegado y aún tienen la esperanza de que haya un segundo acto exhibicionista-doméstico-festivo. Es en ése momento cuando decides que aún no estás lista para despertar (ni para convertirte en la nueva "chicholina")...vuelta a la cama!
Sorry chicos, la función ha terminado por hoy...
Besis de "asaltacunas".
Geisha.
Lo sorry, pero hoy me toca escribir sobre "guarreridas", así que niños, pequeños, personas diminutas y aquellas cuya sensibilidad sea....sensible, tápense los oídos y sigan leyendo...

tiroriiii (música de clavicordio de película de miedo antigua)
manta hasta la nariz
en ocasiones veo...UÑAS DEL MEÑIQUE LARGAS!!!!!
Puaj, qué asco!!!
Yo pensaba que eso era del siglo pasado (o del otro), pero ayer, no te lo pierdas, va un señor relativamente bien vestido (en mi lenguaje, actualmente, eso quiere decir limpio, porque hay cada uno por ahí...), muy correcto y educado en las formas, me entrega un papel, bajo la vista para leer lo que dice y entonces....AAAAAAAAAAHHHHHHH ¡qué cosa más asqueruda, grimosa, guarreosa! una uña larga y curvada, gruesa, dura y amarillenta...yo: ojos como platos, revoltura de estómago,taquicardia y respiración agitada. Me voy dentro a buscar lo que el señor me pedía y aprovecho para hacer todas las carantoñas del mundo sin que me vea nadie...bueno, menos mi compañera que levanta las cejas a modo de "qué pasa" (hemos involucionado en el lenguaje de signos, pero a nosotras nos funciona). Total, le señalo y le digo que se fije.
Yo aún no he salido al mostrador (hago como que busco, retrasando el momento de enfrentarme de nuevo al emperador de la cutícula) cuando mi compañera ya está de vuelta con cara de FOOOOOOOOSSSSSSSS QUÉ ASCOOOO.
Así que allí voy yo, en plan sálvatetúqueyomesuicidoporlasdos, le entrego su mercancía y cuando me va a pagar...AAAAAAHHHHHH sin querer le toco la prolongación falángica queratinizada!!!!!
Perdón, perdón, me pongo roja, bajo la vista... y qué veo? QUE LA MISMA UÑA DE LA OTRA MANO ESTÁ IGUAL!!!!!! AAAAAHHHHH!!!!!!!! 

Lo despacho rápido, adiósbuenosdías, buenosdías (despedida mental: no vuelva por aquí sin haberse cortado antes las uñas, gracias, gracias) y cuando nos quedamos solas, aparte de la carcajada general nos surgieron 4 dudas existenciales:

1. se pondrá endurecedor? (quién lo verá aplicándose el "bilca" cada noche y en plan "carinometoques que se me estropea el brillo")... y se las limará?
2. desde cuándo se las está dejando crecer?
3.  qué se hace con esas uñas tan largas (rascarse no, porque eso sería toda la mano, no?) y...
4. (pregunta vomitiva) serán muy difíciles de limpiar esas cucharillas altamente proteínicas (por lo menos usa KH7)

Bueno, y para que no parezca que sólo te cuento cosas inservibles te diré que me he inforwikizado y que la uña consta de matriz o raíz (bajo la piel, donde crece la uña), eponiquio o cutícula, paroniquio (piel a los lados de la uña), hiponiquio (tejido debajo del borde libre de la uña,   sellándola), cuerpo ungueal (uña), lecho ungueal (tejido bajo la uña), lúnula (parte blanquecina en la base) --->>> o lo que es lo mismo: uña, pellejos y media luna! 

Hala, feliz manicura a tod@s!
Besis (de uñas en la pizarra, tiroriiiii)
Geisha.

PD: googlea "imágenes de uñas largas"...si te atreves...

Cosas raras que han sucedido y que no puedo dejar pasar:

1. Se saludan 2 señoras o señoritas que al parecer se conocían y la una le susurra a la otra algo...bisibisibisi...acto seguido la susurrada grita a la susurradora: ¡¡¡ES ASÍ, A MI ME GUSTA, Y AL QUE NO LE GUSTE QUE NO MIRE!!! Todo esto acompañado de movimientos de "negradeljarlem" o de "negradeseriedetelevisiónamericana" y mientras se dirigía hacia la salida de un establecimiento abarrotado de personas que se quedaron (nos quedamos) como esos dibujos japoneses, con el interrogante y la gotita de sudor en la cabeza.

2. Ésta no la he vivido yo en "festperson" pero es digna de mencionar: la chica ve a una señora bastante mayor con un carrito de bebé. Se acerca guiada por ese instinto que tenemos de querer ver a todos los bebés que van en los carritos (que alguien me conteste si es algo exclusivamente femenino o también les pasa a los hombres)...además de que le llamó la atención el carro, con compartimentos por todos lados y posavasos! (un carrito para salir de marcha con el chiquillo, yupi!)...En fin, que desvarío, se acerca con el cuchi-cuchi en la punta de la lengua, se asoma sin recato alguno y ve...un "yorchair" de ésos!!! Con su lazito rojo y sus dientes con gesto amenazador, "quetearrancolamanoleches", incluído!!! Si es que hay gente pa'tó.

3. Entré en una farmacia en la que la chica trabajadora-dependienta-técnico-farmacéutica (la verdad, no le leí la chapa...) pesaba en la báscula pesapersonas 9kg de mangos a una señora para acto seguido vendérselos!!! Lo de "de todo, como en botica" cobra un nuevo sentido. 

4. Por cierto, que en dicho "negocio" también se podía adquirir el ejemplar de la última visita de la virgen de turno a la zona, el CD de un cantante popular (cual gasolinera en los 80) o el número para la lotería de Navidad (y eso que no estuve mucho tiempo, que si no estaría contando más cosas, jajajajajajaja).

Bueno, de momento no me acuerdo de ningún Expediente M más, seguiré indagando, la mentira está ahí fuera...tutututututuuuuu (música de expediente equis...voy a ver si pillo un "malder" buenorro)
Buen finde!
Besis.
Geisha.
La cosa de los momentos vergonzantes es que no acaban nunca! Así que paso rauda y veloz al
momento vergonzante nº 2: la mañana que no tenía que ir a trabajar y mientras me desperezaba en la cama se me escapa un gasecillo... sólo que era más gas que illo y, por qué no decirlo, bastante de ogro de las cavernas (estimadas princesas mentirosas: somos de carne y hueso y cometemos humanidades, aunque siempre mejor hacerlo en la intimidad de la soledad y no quedar como Homer Simpson. PD: a la atención de los chicos glamurosos que leen el blog, también eructamos, decimos palabrotas y nos afeitamos, aunque afortunadamente creo que ninguna se afeita la cara, como ésa chica de la tele, sí, sí, la de "Las piedras de la Lomana")
Volviendo a mi desperezo mañanero...cara roja, actitud uypordiosquecochina, y oído alerta porque de repente oigo una carcajada, ...no una, sino muchas CARCAJADAS....HORROR, vivo en un bajo y el jardinero estaba justo delante de mi ventana cuando el incidente ha tenido lugar!!! Nota mental: no salir de casa mientras ese señor esté cerca. Nota mental 2: las señoritas no hacen esas cosas, aprietan a más no poder hasta que se vaya por donde ha venido...Nota mental 3: dejar este momento escatológico ya, por favor!
Besis de pedorreta.
Geisha.
La vergüenza es una de esas cosas curiosas que no nos afectan (o no suelen afectarnos) cuando les pasa a los demás, pero que provocarían más de una apertura antinatural de la corteza terrestre cuando nos pasan a nosotros. En concreto a mí, que soy de esas que no miran alrededor cuando hablan de alguien, ni baja la voz, ni sabe como reaccionar cuando la persona en cuestión se me acerca y me dice "¿perrrrdoooonaaaaa?" o "sí, ese chico tan feo y desagradable del que estás hablando es mi primo..." (millones de veces me ha pasado). Normalmente lo arreglas (intentas) con un "no es tan feo, no es tan antipático, seguro que tenía un mal día, ah, no, no, no era de él, sino de otro que, mmm, me crucé por la calle y, mmmmm, se parecía..."
En fin, no hay escapatoria posible para una persona que se pone colorada por cualquier cosa, y que no tiene las conexiones neuronales tan rápidas como para ingeniar respuestas creíbles en cerocomasegundos.
Y esta limitación neuronal me pone en más de un aprieto, como esta semana...salgo de trabajar, rueda pinchada. Momento vergonzante número 1: cambiar la rueda, cosa que he hecho más de una vez, pero que justo en este momento no recuerdo...Gente mirando cómo pongo el gato, quito el gato, lo vuelvo a poner, intento quitar las tuercas de marras, viene un señor a ayudarme "no gracias, aunque me vea aquí desvalida, YO SÉ cambiar una rueda". Pobre "buen hombre" se va desamparado, sólo quería ayudar. Yo sigo a lo mío, maldita tuerca se resiste, coche se tambalea, PUM! gato se descoloca y coche cae sobre el asfalto estrepitosamente.
"Buen hombre" se acerca de nuevo, acepto ayuda (qué remedio, no tengo glucosa corporal, neuronas están hechas una fritanga al sol y acabo de demostrar que no tengo ni piiii de lo que hago). "Buen hombre" me cambia la rueda en un plisplas. Gracias "buen hombre". Ahí lo dejo saludando con la manita como en las pelis americanas, todo sucio de mi ruedica.
Cojo carretera y manta (no, manta no, que hace mucho calor) y salgo disparada a buscar al churri al trabajo. Mientras busco aparcamiento, la gente me mira y sonríe. Mmmm, qué amables. Aparco donde dios me da a entender (en la guía de aparcamientos este tipo se definiría como "aquí mismo"). Salgo del coche toda "sepsi" (aprendido en la tele. Se sale con los 2 pies por delante, como los muertos, no una patilla primero y después la otra) y me vuelve a pasar lo de que se queden mirando...qué guapa soy, qué tipo tengo! Voy caminando a lo Naomicambel y las miradas comienzan a ser mosqueantes...ropa en su sitio por delante y por detrás, no tengo nada en los dientes (creo)...apresuro el paso, tengo miedo!
Por fin llego a donde está el churri, que en cuanto me ve se parte de risa...no le veo la gracia...ah, que tengo toda la cara negra de haber estado jugando con la rueda del coche...claro, claro. 
Estimado señor "buen hombre", me podía haber dicho que parecía la cenicienta antes de verme partir!
Besis (por ahora)
Geisha.