1. Soy alta2. Y tengo los ojos castaños
3. Mejor perros que gatos
4. Mi pecado capital: yo por chocolate MA-TO
5. Soy una graaaan conductora (y cada día más)
6. El próximo año me apuntaré al gimnasio, comeré sano y no seré tan consumista...
7. Me encanta toda la música, pero podría escuchar Morcheeba en cualquier lugar y momento.
8. A dios pongo por testigo: de que nunca me volveré a hacer la permanente.
9. No por mucho madrugar, me da tiempo a hacer las cosas.
10. Oferta que no podría rechazar: una que incluya viajar...
11. Soy orgullosa y rencorosa, qué pasa!
12. Mayor defecto: bocazas
13. Mayor virtud: ser la típica entrometida que quiere ayudar a todo el mundo
14. Fondo de armario: tacones y blazer
15. De mayor quiero ser...más alta!
16. No podría vivir sin... no sé... bolsitos para meter las cosas... listas...calendarios... alguien que entienda mis manías...
17. No puedo con: hipocresía, traición, victimismo...
18. Odio: cumplir años...
19. Si volviera a nacer: compraría acciones de microsoft...y aprovecharía mejor las clases de alemán... No dejaría que Miguelito se sentara al lado de María en Pre-escolar...
20. Cosas que hacer antes del nuevo año: cerrar capítulos, olvidar libros, cargarme de energía positiva, comerme las uvas (sin pipas y sin piel)...empezar de cero otra vez. Es lo que tienen los finesdeaño, que empiezan 12 segundos más tarde...


Besis de mordisco de uva.
Geisha.


PD: recuerda que dicen que es el fin del mundo, así que empieza a hacer las cosas que quieres desde el 1º minuto, porque en cualquier momento se acaba la cosa!


  Abrir comillasSiempre digo la verdad, incluso cuando miento digo la verdad.Cerrar comillas
El precio del poder 
Te paseas por delante de los escaparates hasta que voilá, ahí están como si fueran copas de champán burbujeante...tacones, punteras, plataformas, piel suave...ñam!
 
Entras, te los pruebas, te los compras...es así de rápido...

Ellos te sonreían desde el escaparate, como cachorritos en una pet shop que te dicen con ojitos de gato con botas "llévame, llévame"... después, mientras te los pruebas, se portan bien...son suaves, blanditos, cómodos, arrogantes...y te hacen unas pieeeernasss...son ideales para ése outfit, o un fondo de armario imprescindible (frases de autoconvencimiento de manual. Infalibles!)


Ellos saben esperar quietecitos en su cajita de cartón, con sus bocas de zapato llenas de papel y de artilugios que impiden que se deformen. Esperan pacientemente hasta que llega el momento de su venganza...


Da igual que los hayas metido en el congelador, embadurnado de crema, o que hayas planchado el armario entero (sábanas incluidas) llevando puesto nada más que un albornoz y unos calcetines de gimnasia del colegio para "adaptarlos"...ellos tienen memoria...y recuerdan...


Recuerdan pastar en los campos, correr por las praderas. Y después... después muerte, destrucción, tratamiento químico, tintes, cortes, costuras, tachuelas, barnices, cajas, luz extrema de un foco en un escaparate...y después a tí...


Todo lo suaves, blandos y cómodos que eran en la tienda se volverá duro, incómodo. Con su boca de zapato te morderán los meñiques, los talones, las almohadillas blanditas con las que caminamos de puntillas y cuyo nombre jamás me he aprendido...Se comunican entre ellos desde la tienda...algunos se odian entre sí, y cuando se reconocen en la pista de baile, van y se pisan...y comentan entre ellos la jugada: "yo a ésta ya le he hecho 2 callos y 1 juanete". "Pues la mía lleva unas ampollas que ni con el 'compid', muajajajaja".


Pero nosotras, que crecimos con el "para estar bella, hay que sufrir" y el "antes muerta, que sencilla", no nos enteramos que esta es una conspiración mundial de los Zapatos Furiosos, que buscan la dominación global a golpe de tacón... A mí ya me han ganado, no puedo vivir sin ellos.


Besos de taconeadora semi-profesional y experta en tiritas, 'compides', 'partifites' y demás abalorios.
Geisha.


PD: (susurrando) Felices fiestasss y Próspero Taconeo Nuevo!
Es lo que tiene el año...que se acaba. Y conforme se aproxima el fin, se acumulan las cosas que uno tiene que hacer: informes, resultados, cenas de empresa, apretones de manos, toques de espalda...
Y en esas andamos desde hace un mes...culminando con esta semana infernal de confraternización y sonrisa perpetua.

Y es que de tanta jornada laboro-festiva he sacado algunas conclusiones:
1. Los que iban a convocatorias "orales" en la carrera, siguen siendo unos "oradores" años después...(y por ende me siguen cayendo como el piiiiiii). Los denominaremos "si es más tonto, no nace"


2. La gente que te caía bien, aunque haya pasado mucho tiempo desde la última vez que los viste, te seguirán cayendo bien (aunque no sean de los más populares, o fashion, o megasuperguays). Estos son los "atemporales".


3. No necesariamente si alguien te caía mal, te tienes que acordar de ello. Lo que lleva a la siguiente situación: "Hola! - con alegría - 2 besos. Qué tal?" y es más o menos en ese momento cuando te acuerdas de que tú a este ni lo saludabas ni les decías por ahí te pudras. Categoría: "Ups", pero que nos sirve para ejemplarizar el mamoneo-peloteo-chupeteo que nos traemos todos en este tipo de reuniones...le llaman diplomacia, pero tiene otro nombre un pelín más vulgar que no voy a comentar...lnfanfanfjanflkahfahnfnafkja



4. Si hay comida...estamos todos vendidos, porque "entre pinchito y pinchito, todos somos amiguitos".

En fin, que no te puedes llevar mal con nadie, que siempre están a la vuelta de la esquina...
La culpa la tienen los 6 grados de separación esos que hacen que al final todo el mundo se conozca.


Besis exhaustos de canapés, aplausos y credenciales.
Geisha.