He de reconocer que en mi caso es algo bastante...plausible. 
Tengo las 1000 y 1 anécdotas de la conducción temeraria...pero la culpa no la tengo yo, sino mi padre.
Sí, sí, porque cuando era pequeña casi nos caemos de lo alto de un muelle, porque se le olvidó poner el freno de mano, y en plena contemplación del horizonte...muy bonito, muy bonito...el coche siguió rodando rumbo al mar ¡como Willy! hasta que unos taxistas contemplativos nos pillaron por detrás, en el buen sentido de la palabra, y sujetando el capó, lograron mantener la mitad trasera (en la que me encontraba yo) del coche sobre las ruedas correspondientes, mientras que la mitad delantera (con mis papis dentro) pendía sobre el mar. 
O aquella vez en la que se le fue el volante en una curva y casi vemos a las vacas que había al fondo de la colina/barranco, de cerca. Menos mal que en este caso sólo fue una rueda la que quedó fuera de la carretera y resultó más fácil retornar a la vía.
También está...

Bueno, no te aburro con las anécdotas de papi-samurai, que le daba un pelín al sake con tónica, y te cuento las mías...

Sólo tengo 1 multa por exceso de velocidad, aunque normalmente voy por encima del límite. 
Tampoco me han multado aún por aparcar mal, aunque una vez se me llevó el coche la grúa...y eso que estaba bien aparcado!!! Muy fuerte. El chico de la grúa me reconoció que intentó disuadir al policía de turno de que mi coche no estaba en la raya amarilla, pero aquel pesado le insistió...y claro, la multa no la pagué, lo que faltaba!!! Eso sí, aún estoy esperando que el Ayuntamiento en cuestión me devuelva el dinero que tuve que pagar por la grúa. Mejor me olvido, no?

En otra ocasión, me encontré la rueda trasera "pinchada". Al final sólo estaba deshinchada...el kinki de turno me había hecho la gracia porque no le había querido "pagar el parking"...GGGRRRR

Lo normal es que vaya a toda pastilla a todos sitios...he intentado varios métodos para reducir mi estrés vial, como poner música relajante (me estresa), llevar infusiones e irlas bebiendo (se me enfrían y no me las bebo), fijarme bien por donde conduzco, intentando recordar los detalles (no sirve)...pero al final lo que más me gusta es ir a toda mecha, adelantando por la izquierda (o "rebasando" por la derecha, que hay gente que no va por su carril ni aunque les paguen) y gritando improperios a los demás conductores...ejem, ejem.

Pero lo malo que tienen la hipervelocidad y la hiperprisa es que a veces...pasan cosas. Como el otro día, que salí del trabajo como alma que lleva el demoño, saludo al vecino de turno (cojito, con muletas, un parche en un ojo y gafas), me subo al coche, arranco-mepongocinturón-bajoventanillas-quitofrenodemano-acelero todo en un sólo movimiento. Salgo marcha atrás y, como si tuviera el ángel de la guarda estresado sobre el hombro derecho, freno en seco al tiempo que miro por el retrovisor. ¡EL COJO!
Casi me lo como! 
Menos mal que el pobre hombre tiene más reflejos que yo (o ya está acostumbrado) y se paró justo a tiempo para que la kamikaze de turno (uséase, yo) no lo atropellara...ejem.
Si al final la que parece que lleva un parche en el ojo it's me!


En fin, 
Besis de conductora destructora. 
Geisha.
- Qué hacemos?
- No sé, lo que tú quieras...
- Vamos al cine?
- No me apetece
- Vamos a la playa?
- No, hace frío...
- Vamos al centro comercial?
- Ay, no... 
- Vemos unas pelis en internet?
- mmm, qué peli?
- La que quieras, yo quiero ver blablablá...
- Bueeeeno, vaaale

Media hora más tarde...
- Qué malaaaaa! Hacemos otra cosa?
- cakraorihdnfkdnfklahfñññasd



 
Si hace años te hiciste una cuenta vivienda pensando que así ahorrarías y desgravarías y matarías 2 pájaros financiero-fiscales de un único tiro monetario, entonces eres de l@s mí@s. 

However, los años pasaron y ni ahorraste tanto, ni te acordaste de desgravar a Hacienda, ni tampoco has encontrado una casa lo suficientemente barata como para poder permitírtela (pero no tan barata que resulte cutre o del tipo...debajodelpuentedelrrío...)

Así que hoy tocaba ir al banco (Caja) a preguntar ¿qué se hace con una cuenta vivienda, si no hay vivienda?
- Mmmm, a ver, yo creo que aún puedes utilizarla para desgravar...

¿Mmmm, yo creo qué? ¿Mmmm, yo creo qué?
A ver, señorita graduada en la "universidad de la falta de confianza del cliente en la entidad"...si yo vengo a preguntar es para que usted me ilustre en el tema fiscal, no para que infunda más temor a mis huesecillos y me crispe los nervios de la frustración y la desesperación...

Siguiente pregunta: ...y, ya que tengo este dinerillo y que no "me estoy beneficiando al beneficio de desgravar" (cito textualmente...y me quedo con las ganas de contestar que yo no "me beneficio a nadie" si no se deja claro, jijiji)...qué podría hacer con este humilde capitalito para que me genere más dinero?

- Mmmm, sí, a ver, yo creo que lo podrías dejar ahí o ponerlo en otra cuenta...

(Ya me he empezado a desquiciar, pero lo suplo con una sonrisa pensando "eres carne de blog Blondie de sombra de ojos negra").
¿Y no me podrías explicar qué otros productos tiene esta Caaaajaaaaa?


- Ah, sí, tenemos la IPF que es la Imposición a Plazo Fijo...(lo dice haciendo graciosas paradas en cada palabra. Gracias Ru, yo también sé leer)


Le digo que en realidad estoy más interesada en un depósito, que da más intereses a menos tiempo, e intenta desanimarme porque para el Depósito necesito dinero "nuevo", no el (viejo) que está en la cuenta. A lo que yo, como cualquier español tramposo replico: "y si me lo llevo, lo tengo un mes en otro banco y después lo reingreso?"


- Noooo, eso va contra la política de la empresa!!! (featuring cara horrorizada, voz de pito y muestreo de manos con french-manicure incluídos).


Mira que es corta-rollos esta chica.


En fin, última (and devastating) pregunta: ¿para el tema de desgravar a Hacienda...el límite era 23 mil o 24 mil? ¿Es la unidad familiar o según la renta individual?


- Mmmm, a ver, YO CREO (AAAAAHHHHH) que eso no ha cambiado, no?
(Nota mental: jajajajajajajaa, esta chica vive en una burbuja social, no se ha enterado que hay una crisis, que hay recortes...)
- (cont.) de todas formas perdona que le consulte a mi compañero...(marca la extensión del compi con sus deditos aporcelanados) Siiii, miiiira tengo aquí a una chica (odio que me llamen chica cuando estoy haciendo gestiones!) y... tú sabes algo de blablablá...

Compi le comenta que les llegó una circular nosécuándo, que él no se la ha leído (hooola, Caja que no me inspira confianza por ninguno de sus costados...) que puede que diga algo de nosequé reforma fiscal...y adivina, adivinanza, no ella tampoco se la ha leído.


De repente, me entra la prisa, recupero mi carnet de las garras de Barby-empresaria (que no lo ha soltado desde que me senté) y digo queeee tengo al niño al fuego, la plancha encendida sobre el ordenador, y el coche mal aparcado en las vías del tranvía...así que, perdón pero me tengo que ir (corriendo, huye!), gracias, gracias.


- Toma, te doy mi tarjeta (pa' qué?) por si tienes cualquier duda (será broma, no?) y para lo de la hipoteca (claro, claro)


Como soy muy educada (y muy falsa cuando hace falta) me levanto en un pispás, le estrecho la mano con firmeza y seguridad (a ver si se le pega) y una gran sonrisa. Le doy las gracias y me despido "hasta la próxima" (que nunca se sabe, oiga) leyendo su nombre desde la tarjeta que me ha dado.


Una vez en la calle me quedo mirando a la tarjeta, sin saber si tirarla a la basura o guardarla de recuerdo...


Bueno, te dejo con la duda.
Besis y "hasta la próxima" (que nunca se sabe).


Geisha.
Llueve, ... a momentos son chispitas, pero de repente son tormentas...
Llueve en los cristales de los autobuses, en los cristales de la estación, llueve en la cara de la otra mientras está fuera del edificio, a la intemperie del viento y el agua, sólo para poder decir que es lluvia lo que moja su cara y no las lágrimas...

En ese momento, llega su bus...
- un día de perros para esperar fuera de la parada
- lo sé, pero necesitaba salir de esa humareda de fumadores desesperados prófugos de la ley antitabaco
- anda sube...llevarás billete, verdad? No puedo recogerte a menos que ya hayas pagado la tarifa, independientemente del día que haga...
Ella sonríe su sonrisa triste torcida y le muestra los trocitos de papel mojado...cuando leyó la letra pequeña decía imprescindible presentar billete...tarifa correcta...fecha correcta...blablabla, nada de conservarlo en perfecto estado...así que en el tiempo de amarga, húmeda y angustiosa espera se había dedicado, como conocedora superficial de las leyes que era, a romperlo trocito a trocito, obteniendo con cada fractura su pequeña dosis de endorfinas, sabedora de su transgresión de la ley...aunque fuera la ley de una estación de autobuses de un sitio cualquiera...su coartada, cómo no, sería la lluvia.

Así que su "gracias" del día (el programa decía que debía dar gracias, al menos una vez al día, al universo)...su "gracias" iba para la lluvia limpiadora de gente de las calles, la lluvia arrastradora de tierra y basura, la lluvia encubridora de lágrimas y pequeños delitos...

- pero...y esto qué es?
- el tiket...es queee...está lloviendo y...
- venga, sube...'sús, hoy parece que todo el mundo estuviera agitando el billete como una banderola, todos rotos oiga!

Su sonrisa torcida triste desapareció...todo el mundo? Cuántos más como ella había?

La otra...es fría como el cierzo, cálida como la calima y loca como el levante o el siroco.
La otra viene y va, como una veleta. Vuela alto, dejándose llevar, y luego planea suavemente hasta el suelo...si es que llega a tocarlo, ... siempre y cuando no se precipite hacia él...a veces, ha pasado.

La otra...recuerda los días de compras en Toulouse, las horas de bus en Escocia, las charlas sobre moda y novios en las calles de Burdeos y las lentejas con chorizo en Glasgow (las mejores de su vida, indudablemente!).

Las historias de la francesa, la rusa y la otra en México...lágrimas de chile picante, risas de calaveras de azúcar, piñatas de sensaciones en la calle...una de ellas aún cuenta estas historias...o las cuentan todas?
La rusa también es de recorrer mundo, lo tiene en los genes y seguro que la pequeña muñeca los tiene también...pero eso el tiempo lo dirá.
La rusa es más...bohemia, o camaleónica, o... desconocida...la verdad es que no podría decir si la conozco mucho o si no la conozco en absoluto, pues de ella percibo ambas sensaciones dependiendo del entorno que la rodee. Ella es como las mentiras, depende del color del cristal con que la miras...

La rusa es más de María Jiménez y su lista de la compra; es más de soñar cuando duerme y no despierta. La rusa quisiera volar, pero no puede/quiere/debe desplegar las alas, y mientras tanto se reserva para los grandes acontecimientos, recuerda sus andanzas por el mundo, sus locuras de juventud, sus pasajes de ida y vuelta y ...en este momento, contempla la factura de la luz.

Si tuviera que asociarlas a un elemento, diría que la francesa es fuego y la rusa es tierra.
La otra...la otra es aire, indudablemente.
Para poder empezar esta historia, tienes que conocer a las protagonistas, participantas, personajas...(últimamente se me ha pegado lo de Bibiana Aído y las "miembras")...


Están la francesa, la rusa...y la otra. La otra no tiene nacionalidad definida, es de todas partes y de ninguna a la vez (si es que eso es posible, yo creo que sí).


La francesa ya no está en Francia, así que próximamente podría ser la Inglesa o la australiana...aunque en realidad siempre será la francesa...
...y la rusa hace años que no pisa Moscú...pero como se trajo un souvenir (o 2)...pues siempre será la rusa...


En fin, céntrate Geisha, céntrate...


Cierto día de sol lluvioso con intervalos nubosos, estaba la francesa paseando por su ciudad y se dijo "pero qué c...piiiii hago yo aquí, j....piiii y mal pagada!"...entonces se le apareció el hada de las empresas de trabajo temporal y le dijo..."veeeeteeee a Gabachilandia -con voz susurrante- que trabajas menos y cobras másssss -fin de la voz susurrante-".
Héte aquí, que la francesa no se lo pensó twice, se arregló el moño fashion, se ajustó el cinturón de la burberry temporada 2007, se pilló un easyjet y acabó en un pueblillo pintoresco francés, con sus baguetes y sus franchutes de narices grandes...