viernes, mayo 18, 2018

Diario de una loca hiperactiva II

... Viernes que te quiero viernes...
Horas de sueňo en espera que se solucionan con café de máquina. Ese café que te despierta, no por la cafeína que pueda contener, que no tiene, sino por el sabor que te horripila hasta el sistema límbico, te activa el parasimpático y te pone en marcha en cero coma.
Compi que me recoge y me lleva a recorrer Madrid a vista de comercial : buenos días, sí, no, adiós, adiós. Así una y otra vez, hasta que una acera rota se interpone en nuestro camino. En el mío. En el de mi tacón. Pie atrapado, cuerpo que sigue, cuerpo que cae, ¡cuerpo a tierra!. Metro setenta al suelo, previo vuelo cual ave migratoria. Mano sangrando, rodillas latiendo, reloj estrellado y zapato atrapado en la acera, compaňera preguntando qué ha pasado... Y yo, yo no puedo hablar de la risa que me ha entrado. ¡Vaya tortazo! A ver, ya estaba tardando, y si hay que caerse, pues se cae, pero bien, a tope, en "Madriz", que no me conoce nadie y además, la última caída también fue aquí... Debe ser por el centro de gravedad o el kilómetro cero o algo de eso.
Una vez recuperada la compostura, seguimos visitando, hablando, riendo, comiendo, hablando más, cenando, hablando y hablando hasta que no nos queda voz, ni tripas ni nada, sólo tranquilidad. Dormimos.

Sábado: desayuno madrileño de churros y chocolate. Tatuaje madrileño. Carrera por el metro madrileño con los tacones en la mano porque una, aunque no quiera, es impuntual. Comida iraní. De merienda conversación con viaje al pasado y al futuro. Cena madrileña, marcha madrileña, música... Reggaeton... ¿En serio? Abrazo, despedida. Taxi. Litera de arriba, con ropa y todo. No me quedan fuerzas.

Domingo : qué hacer con este domingo. Tanta oferta, tan poco tiempo, tanta gente a la que ver y todo tan lejos en este Madrid de siglos mezclados. De nuevo viajo al pasado en uno de estos metros. Y el día va llegando a su fin. Lleno de café y conversación, de planes que al final no pueden ser y se guardan para otra vez. Lleno la baňera del hotel y, esta vez sí, aguanto dentro hasta que el agua se enfría y se me arrugan los dedos como cuando era niňa. Esto en mi casa es inviable. No quepo en la baňera, me puede lo del gasto del agua, no tengo un albornoz mullido y básicamente no me da la Vida para esperar y no hacer nada. Me duermo.

Lunes : 4 y media de la madrugada!!! Suena el despertador, suena el teléfono, suenan mis huesos al estirarme. Sueeeeňoooo. Recojo a mil por hora. Me abrigo. Me tiro al transfer del aeropuerto casi en marcha. Aeropuerto. Avión. Siesta de cuello torcido y cabeza colgando. Otro aeropuerto. Lluvia. Casa. Coche. Trabajar y trabajar. Cole. Merienda. Cena. Muero.

Martes, Miércoles, Jueves : todos saben a viernes. Parece que hace mil años que estuve de viaje. Casa, trabajo, gimnasio, colegio, casa, dormir, trabajo, colegio, coche nuevo, coche viejo, coche nuevo que ha sufrido percances en el viaje, chocado, rozado, ensuciado, reclamación, lavado, aprender a conducirlo, cambiar la silla, las cosas, la forma de ver las cosas, hacer y deshacer planes, dormir, casa, trabajo, gimnasio... Sucesión de "tengo que". Me canso de pensarlo. Y aquella ciudad de la que ya no recuerdo el nombre, tan lejos...

Besis soňadores y soňolientos.
Geisha hipovitaminada e hipercafeinada.

lunes, mayo 14, 2018

Diario de una loca hiperactiva

Lunes: casa, trabajo, trabajo, casa.

Martes: casa, trabajo, gimnasio, aeropuerto, reunión, casa de la hermanísima.

Miércoles: Madrugón, muero un poco y hago morir un poco a los que me tienen que llevar al aeropuerto, avión, trabajo, casa, maleta, aeropuerto, Madrid, reunión, cena (camarero simpático, guiňo, guiňo) , plancha la ropa a la 1 de la maňana con la plancha del hotel porque lanzaste la ropa en la maleta como si fuera la tienda de campaňa del 10-tlon mientras tu compaňera de habitación te cuenta el capítulo de serie que fue su viaje, con "hay un médico a bordo" presente y retorno a la base aérea incluido. Duérmete.

Jueves: con el cambio horario no muero nada y con mi total look de topitos blancos, incluyendo mis beloved high heels, menos aún. Voy fashion "que te cagas" (me incorporo al lenguaje del lugar y me mimetizo). Desayuno hotelístico y holístico (me encaaaantaaaa), cabify (lo adoroooo), reunión en el centro de la capital (a que suena glamuroso)... Horas de tedio intermedias equivalentes a reunión de empresa (bueno, vale, no tanto, exagero...)... Media mañana : CAFÉ, CAFEEEEEE. Y... más reunión.... Ains.
Ir al baňo y perderse en un laberinto de puertas al entrar y al salir (los ricos, que no quieren que se les vea... ni se les oiga... Hay como 4 puertas para llegar al toilet. 4. En modo laberinto, así que al salir me acabo metiendo en otro toilet... 2 veces. Decido que a partir de ahora iré al de movilidad reducida, que está más cerca y tiene un espejo más grande. Es para veeermeee mejoooorrrr). Más reunión, más café, más charla con los compi (auténticos protagonistas de éstas cosas) .
7 de la tarde. Soy como el de "Abre los ojos" pero en una plaza cerca de Atocha y rodeada de gente. Estoy perdida, sola... Y feliz!
Hago llamamiento a la amistad madrileña, hasta que invoco a mi amigo Gamenpin. Lo conocí en la calle, al pobre... El dirá otra historia, pero yo le salvé una vez... Jeje. Soy la abuela cebolletas.
Zumo, bollo de canela, confidencias y partidas de tinder, seguidas por otras conversaciones en otros sitios de Madrid, incluyendo caminar descalza, tacones en mano porque mis pies mueren, mis dedos mueren y yo moriré maňana que tengo que madrugar y trabajar. Taxi, hotel, tarjeta no funciona, recepción, tarjeta nueva, habitación, fundido a negro.

Viernes:... Continuará

Besis holísticos.
Geisha in a hurry (as usual)

miércoles, mayo 09, 2018

Ai ein gona lif foreva (I ain't gonna live forever)

Amanezco en una ciudad que es la mía, con las pilas cargadas y los objetivos puestos. 
Me levanto, me visto, me voy.
Fuera es aún de noche. Los proyectos es mejor empezarlos antes de que despunte el día y las luces de colores te distraigan.
Conduzco con la tranquilidad que da la carretera vacía y el corazón lleno de ilusión.
FLASH!!!
Iba yo tan ensimismada en mis epifanías místicas que ni me he dado cuenta de que acabo de pasar el radar que más recauda de España, a 75 por hora, en zona de 60. Fotón que me ha sacado. He salido hasta sonriendo, yo con mi paz interior (ellos sí que van a sonreír). Me ha matado todos los pajaritos preňados del susto. ¡Céntrate mujer, céntrate!

Prosigue mi día de ejercicio (no sólo lo sé escribir, sino que ahora lo practico y todo).
Hago aquí un inciso para decir que la hermanísima ha tenido a bien insistirme en que necesito el ejercicio, que tengo una edad y que las cosas mutan de sitio. Lo ha dicho con otras palabras, bueno, con una mirada, pero era una mirada de desaprobación... Desgraciaaada.

Ya en casa, mientras estoy en medio de la vorágine de desayuno, vestirse, salir, decidir si hago la maleta para mi viaje inminente del día siguiente ahora o después, me suena el teléfono y me surge una reunión en otra ciudad para esa misma tarde.
El día se me amontona en sí mismo, citas, pedidos, agencia para buscar el pasaje, llamar al aeroparking, pedir asilo nocturno, decidir si comer o si vivir de las chichas. Comer.

Aeropuerto, avión, otro aeropuerto, autobús. Autobús se rompe por el camino. Conductor decide forzar la máquina y llegar a destino aunque sea dando tumbos (que los dábamos). Y llegamos. Éste es de los míos.
Destino. Taxi. Reunión.
Tiempo libre para charlar, para risas, para recuerdos, para hablar sin tapujos y con muchos tacos. Y más risas. Y un perrito caliente de los de la universidad y un zumo. Y consejos. Y besos y abrazos y un par de lágrimas y nos despedimos.

Y por fin llego a una cama de una casa que no es la mía, de una ciudad que no es la mía. Y me siento afortunada por todo... Menos por la multa que me va a caer y que me va a desestabilizar el presupuesto para tatuajes. (tampoco estoy contenta de que la hermanísima me sugiera yoga facial... Ni que existiera el yoga facial ni yo lo necesitara... ¡" Amos"!)
Me duermo por fin, con un millón de cosas en la cabeza, sobre todo ¡Vive mujer, vive!

Y me despierto de nuevo en esta ciudad que un día fue la mía, de nuevo de noche, de nuevo con un millón de cosas que hacer y pidiéndole prestado tiempo al tiempo para hacerlas.

Aeropuerto. Avión. Otro aeropuerto. Mi coche. Mi peque (mi alma gemela). Cole. Trabajo. Corre, corriendo a todos lados. Hoy no hay gimnasio. No time. Otro día. I swear.
Por fin llego a mi casa. 13.30 zulú. Maleta sin hacer, yo sin comer, la casa sin recoger, sin tiempo de llevar el coche al garaje. En una hora hay que estar en el aircraft.

Prioridades: meter.
Meto la ropa en la maleta.
Meto comida en el estómago. Meto el estómago para que no se note que he metido comida.
Meto pensamientos de cosas que tengo que hacer en mi cabeza.
Meto recordatorios de cosas que tengo que hacer en mi móvil. Ya, yo tampoco me fío de mi cabeza.
Meto la llave en la cerradura y me voy con mi maleta y mis ilusiones a otra parte.

Taxi (previa llamada errónea a un particular que amablemente me proporciona el número correcto de los taxis). Aeropuerto. Carrera por el aeropuerto con los tacones en la mano, junto con el DNI, el móvil, la tablet y las gafas. La maleta en la otra, la mochila a la espalda. La "combinación" , monísima pero inútil totalmente, trepando en lugar de quedarse quieta en su sitio y mi cerebro bifurcado entre preocuparse por que se me vea el culo, se me rompan las medias que estoy estrenando o me cierren la puerta de embarque, que ya está la azafata de turno diciendo por megafonía que "como ya les hemos dicho, esta es la última llamada para el vuelo tururú tururú", que a mí me recuerda a cuando le digo al peque que esta es la "última muy última" y que después ya no hay más oportunidades y no me digas nada porque ya te lo advertí... Pues lo mismo.
He de decir que la compañía es Er-uropa, again, así que los hados viajeros nos cojan confesados, porque volamos en un Airbus de los guapos-guapos, y puede que en vez de en la capital de Espéin acabemos en la de los Yueséi.

Y mientras vuelo, escribo y pienso. Y esta noche otra ciudad, otra que no es la mía, y ¿sabes qué? ¡me encanta! ¡Disfruta mujer, disfruta!

Besis con millones de millas aéreas.
Geisha de altos vuelos.

jueves, mayo 03, 2018

40 is the new "IDGAFWYT"

Tomas decisiones difíciles, que parecen difíciles, que incluso lo son en su momento.

Dudas, tienes vértigo, te duele la barriga, la cabeza, no duermes, comes por masticar algo, y tu cabeza va y viene de posibilidades, opciones, universos paralelos, siempre llegando a la misma conclusión: es lo mejor, es el momento, es el "ahora o ahora".

Hay gente que lo entiende, gente que no, gente que lo vio venir y gente que aún ni lo sabe. Hay gente para todo.
Incluso hay gente que te ve meses después (gente que ve a diario a más gente como tú, que lleva aňos haciéndolo) y te dice: "nunca he visto a nadie tan seguro de nada en mi vida".

Y tú sonríes, porque es verdad, a pesar de tu cabeza, de tus dudas, de los "arribas" y sobre todo, de los "abajos", estabas, estás segura y eres y estás feliz.

Los 40 son los nuevos "I don't give a fck what you might think", lo que viene siendo "mi vida, mis reglas". Definitivamente, son para ser feliz.

lunes, abril 30, 2018

LA CERTEZA DEL CARIÑO

Yo,  persona particular donde las haya, he de reconocer que soy afortunada de estar rodeada y de tener a la gente que tengo.

A ver,  una persona que:
- No sabe cocinar. Es más,  el riesgo de incendio doméstico es alto. Por resumir,  la vena doméstica está ausente (planchar,  ser cuca con cosas como cortinas,  tazas y platos iguales,  sábanas de flores y no de Spiderman...)

- Es desorganizada,  en general,  a grosso modo y a gran escala. Véase: taza de café en el armario,  pinturas de uňas en el congelador (ah no,  esa es la hermanísima),  zapatos por doquier,  ropa everywhere,  tickets de compras desde el año cero...

- Lleva el coche como si viviera en él,  y encima tuviera Diógenes. Y además , lo aparca "al toquito"  y en lugares inventados.

- Recuerda nombres y caras "al tuntún", y encima se permite el lujo de llamar por el nombre de pila a la gente,  con toda la seguridad y aplomo del mundo,  cuando en realidad la situación es más del tipo "creo que se llamaba...".

- La puntalidad es una asignatura pendiente.

- Suelo tirar,  romper,  perder cosas aleatoriamente... Y no digo nada para que no me peleen... Me compro otro igual... Ssshhh.

- Encima soy impaciente... Y mandona... Y me creo que soy guapa y todo,  jajajaja

- podría seguir,  pero tengo memoria selectiva, la memoria a corto plazo alterada y... Ya no me acuerdo de lo que iba a escribir...

- (...) Espacio en blanco,  por si alguien quiere aňadir algo

Todo esto para decir que tengo la certeza de que la gente que me quiere,  lo hace genuinamente,  porque ni propiedades inmobiliarias,  ni cualidades que no sean sociales,  pero soy buena gente,  y más que sea un rato entretenido pasamos.

Besis a todos los sufridores, que con lo de esta maňana he oído por lo menos 3 aymimadres en mi cabeza. 
"sus" quiero desgraciadetes de mi "corasao".

Geisha genuina.

sábado, abril 28, 2018

MARKETIN' 1.1.

Me despierto temprano después de una noche de caída,  risas,  cena y copa (en ese orden) con una grata compaňía y un outfit de lo más chic (absolutely in love with my New Shoes.  Sí,  en mayúsculas.  Ellos se lo merecen).
Despertarse no es igual a levantarse.  Eso me cuesta 2 horas y media aproximadamente.
Por fin me levanto y activo el PROTOCOLO SÁBADO DOMÉSTICO, consistente en: ducharse, vestirse, salir, desayunar, hacer recados, conocer a random people y contarle tu vida e ir a hacer la compra (agujero negro donde los haya).
Después de que se me pase el número de la charcutería por tres veces,  de dar ocho vueltas al mismo pasillo cual perro que se quiere morder la cola buscando el exfoliante,  y de esquivar hordas de familias cuyo entretenimiento es venir el fin de mes al súper a tomar el aperitivo,  por fin consigo salir del hiper con una compra digna de una madre de los 80, tabla de planchar,  tendedero y planta incluídos.
Pero yo debo de ser una madre de los 80 de las que se iban de concierto a La Movida... No tengo comida preparada... Ni ganas de prepararla,  por mucho que lleve las alforjas llenas de la comprar del mes...  Paso,  súperpaso e hipermegapaso.
Me fijo que en el bar de debajo de mi casa,  que por lo que se ve ha cambiado de dueños,  hay una pizarrita que anuncia pollos a la leňa... Me animo.  Pido medio pollo y unas papitas.  Cuando veo que la chica se dispone a pelar el tubérculo,  decido ir subiendo la compra mientras me hacen la comida (recién hecho,  nivelazo...  pero no tienen la "mesenplás" esa de Masterchef preparada....uyuyuy)...
Me da tiempo de subir y bajar dos veces. Ya no me queda nada en el coche, así que me espero allí mismo mientras terminan de soplarme el pollo con la cabeza y medio cuerpo metidos dentro del horno de leňa,  mientras además van abanicando con un cartón... Que digo yo,  que igual me ha entendido mal y aparte del pollo a la leňa,  están preparando camarera a la leňa... No sé...
Por fin me dan mi paquetito,  les pago súper agradecida porque me han salvado el almuerzo de las 4 de la tarde de madre de los 80 movida,  y la respuesta de la amable y encantadora camarera es: sí,  está bueno y todo.  Nosotros lo probamos antes. Qué elección de palabras más desafortunada para presentar tu producto.
Pero sabes qué.. Quitando el ahumado carcinogénico,  acompañado de vaho de la susodicha empleada de la restauración,  ¡estaba bueno y todo!

Besis avícolas. 
Geisha (buena y todo)

sábado, abril 14, 2018

VESTIDOS VS EXPECTATIVAS

Antes tenía un trabajo en el que tenía que llevar uniforme,  no era obligatorio,  pero, viniendo de un colegio en el que era casi como una segunda piel,  francamente,  era una comodidad no tener que pensar en qué ponerte cada día. Let alone hair and make up: coleta,  cubreojeras,  labial y listo.

Con el cambio de trabajo vino el cambio de guardarropa,  y la ropa de los domingos se convirtió en el nuevo uniforme.
Para una mente consumísticamente calenturienta como la mía fue a la vez una bendición y una maldición: tanto económica como psicológica.

Además de esclava del "qué me pongo",  he desarrollado el "cuándo me lo pongo". 
Sales a trabajar y lo tienes más o menos claro,  estilo casual,  algún día más grunge,  otro más rockero,  pero arregladita.
Sales con las amigas y bueno,  ahí te explayas más... Depende del día,  del sitio,  pero ya prima lo fashion.

Pero, ¿y en una cita?
Sobre todo en una primera cita...
Tiras la casa por la ventana y te pones las joyas buenas y todo... O sales estilo amigas pero un poco más...
Porque,  claro... Puede que haya una segunda cita y has puesto el listón así de alto,  y luego hay que mantener las expectativas...
O puede que sea la única oportunidad que tienes de dar una primera impresión y que te pases la cena pensando que te tenías que haber puesto el otro outfit...

Yo en mi última primera cita fui con vaqueros y botas de agua... A ver, es que estaba cayendo la del pulpo... Aún me lo están recordando.

Quiero opiniones... Es para una amiga...
Besis mentirosos.

sábado, abril 07, 2018

OPA GEISHA STYLE!

Lo de "en mi línea"  ya empieza a ser trademark...
Comienzo la semana con un golpe al car (otro), esta vez dado por mí... En plan besito en las nalgas,  travieso pero no doloroso.  Eso sí,  con parte amistoso a posteriori,  no sea que la vayamos a tener y menos en el barrio,  the hood para los amigüis.

De segundo,  tenemos exhibición de ropa interior a los cuerpos de seguridad del butano.  Lo que viene siendo, el butanero me ha visto las bragas.  Cuáles.  Todas. Bueno,  más bien las bragafajasdebridgetjones que tenía tendidas dentro, para que no las viese nadie,  justo al lado de la bombona de butano que el buen hombre vino a cambiar. Classy.

De postre, les ofrezco una combinación lúdico -festiva de "me quiero ir de fin de semana con el peque,  consigo billetes,  hago un corre-corre durante la maňana del viernes,  que ni Flash con ganas de hacer pis,  para llegar a todos sitios y hacer todas las cosas"... Para que al final,  in the end,  después de que recoja al niňo, tarde, lleguemos aeropuerto, in extremis,  subamos al avión, como debe ser... Nos cancelen el vuelo porque falla un motor, nos reubiquen en otro vuelo,  nos cancelen el susodicho porque en realidad es el mismo avión,  que aún no ha sido arreglado, porque el mecánico no ha llegado,  porque ni siquiera está por aquí,  que lo traen en avión de no sé dónde... Que como venga con esta misma compañía, ya te digo yo que no llega...  Así que me cojo el niňo, la mochila y el coche y tiramos para casa,  a aplicar el PLAN P: palomitas,  peli y pizza (y pinta para mami) y que ya salimos maňana en el de las 8 ei.em.

Y el "licolcito" ?
Pues que me he despertado a las 3.30 am con la cosa de si me quedaba dormida para coger el avión.  Que me he vuelto dormir a las 4 y pico y que sí,  que me he quedado dormida.
Por inspiración divina he abierto los ojos a las 7, he estresado al niňo,  a los vecinos y a los perros de los vecinos,  porque el embarque era a las 7.30 tope.  Vaquero,  tenis,  niňo,  mochila,  llaves del coche.  Coche.  Mierda cartera, deneises.  Subo 4 pisos en dos pasos.  Encuentro cartera a la séptima.  Bajo en paso y medio.  Coche,  carretera,  aeropuerto,  aeroparking.  Le lanzo las llaves al chico del aeroparking sin rellenar,  firmar,  ni llevarme copia de nada.  Subimos corriendo a mostradores.  No hay nadie.  7.35. Busco a alguien.  Vuelo cerrado y muchos blablablás que te dicen cuando te están contando que nanai de la China.  Niňo convence a seňora de que le deje pasar.  Nos dan tarjeta de embarque.  Pasamos control de seguridad. Dos cosas :
1. Al niňo le salta el aleatorio de seguridad.
2. El niňo,  amor de mi vida al que me comería varias veces al día por distintas razones,  ha metido,  por segundo día consecutivo,  las tijeras en su mochila de juguetes.
No llegamos.
Corremos.
Llegamos.
Nos colamos,  que para eso somos "familia con niños",  aunque seamos niňo y yo y tengamos más cara que espalda...  De tal palo...

Así que aquí estoy,  en destino,  escribiendo desde la sala de espera de un centro de belleza que la hermanísima me ha regalado por el cumple.  Regalazo,  sobre todo para una semana como la mía... Aunque mis semanas son más o menos siempre así,  en mi línea...

Besis de Geisha pensando/rezando que el chico al que le di las llaves del coche,  sea realmente del aeroparking.
Buen finde.

domingo, abril 01, 2018

EXPERIENCIA RELIGIOSA O CÓMO TERMINAR UNA SEMANA SANTA ATÍPICAMENTE.

Después de una semana de:
Playa.
Más playa.
Cerveza.
Más cerveza.
Amigos.
Falta más tiempo con los amigos.
Me arrastro a regañadientes desde la playa, encroquetada como si me dieran un euro por cada grano de arena que llevo pegado,  hacia mi coche (lleno de tierra como si le valiese madre que lo limpié hace 5 días... Por dentro y por fuera... No tengo visión de futuro doméstico automovilístico).
Llego a mi casa, la saludo,  recojo lo poco que he desordenado esta semana de ausencia del hogar y decido entre si preparar las cosas de la semana antes o después de ducharme el cuarto kilo de playa que llevo encima...
Después. 
Como me baňe ahora,  me bajo del mundo hasta maňana... O pasado.

Así que,  manos a la obra. 
Recoge ropa (¿del martes?).
Tiende lavadora (puede que sea de ayer?).
Pon lavadora.
No pongas en marcha la lavadora que no hay sitio para tender.
Recoge todos los zapatos,  chaquetas,  pantalones,  camisetas que vayas encontrando por la casa y acumúlalos en un único lugar... Para que parezca que hay menos y para que estén más cerca de ser ubicados en su sitio.
Vete a preparar la comida de la semana (no le he cogido el tranquillo a esto de cocinar y congelar como las madres... ¡Pero hoy es 1 de abril y seguro que este mes me sale!).
Corta verdura.
Guisa verdura.
Muele verdura.
Va a ser una semana muy vegana.
Saca pescado (vaya,  congelado, habrá que esperar).
Haz una pasta o un arroz o algo de eso que no implique ensuciar mucho, que luego hay que limpiar,  ni prenderle fuego a la cocina... Para eso me tendré que quedar aquí sin moverme,  vigilando al fuego traidor.
Me asomo a la ventana de la cocina como una lugareňa. Justo a tiempo para ver pasar a la grúa... Y a la policía...
Veo una hermosa luz cargada de imágenes de la poli llevándose mi coche mal aparcado.  Donde siempre,  pero mal aparcado.  Donde aparca todo el mundo, sí.  Pero mal aparcado.
Veo una secuencia de grúa,  coche,  lunes sin coche,  trabajar lunes sin coche,  yo explicando a los jefes que no tengo coche,  ni puntos del carné,  ni dinero para pagar la multa...
Salgo corriendo,  dando gracias por mi vena cotilla (como la vecina que habla mucho) ,  por mi vena cochina ( por no ducharme al llegar) y por mi cara dura,  que me permiten pasar delante de los vecinos,  la grúa,  la poli,  meterme en mi coche sacarlo pitando de allí,  mientras ellos están entretenidos fotografiando y preparándose para llevarse otro coche que bloquea la salida de dos vecinos...

Besis de Thelma (o Louise)  a la carrera.
Geisha pasada por Semana Santa.

viernes, marzo 30, 2018

LA TEORÍA

Hay una teoría circulando por las redes sociales femeninas,  sin evidencia clínica de ningún tipo,  todo empírico, pero que ya va entrando en la categoría de "verdades como Templos".

Dice así: hay un libro, manual o decálogo del comportamiento del macho ibérico hacia la fémina lugareňa, y por lo que he indagado - experimentado propiamente,  viene siendo algo como...

1. Dale bola.  Te guste o no te guste la piba,  dale bola.  Siempre es conveniente tener un plan b, c, doble letra e incluso combinación de letras y números.

2. Cuéntale todos los planes que harás con ella.  Lo que viene siendo,  "dale bola II". Ejemplo: te voy a llevar a, cuando vayamos a, cuando te cocine esto, cuando conozcas a... Y así sucesivamente.

3. Deja claro que :
a. Esto no lo haces normalmente,  nunca te había pasado,  tienes una conexión especial...
b. Que no quieres un rollo de una noche, sino que en realidad eres un romántico que no ha tenido suerte...
Véase "dale bola III"

4. Acaba las frases con un "hablamos".  Expresión ambigua donde las haya, que viene significando al mismo tiempo que hablaréis,  pero que no se sabe cuándo...  O que igual no hablaréis... Lo cual también va incluído como opción plausible.
Ya si acabas la conversación con "hablamos,  un beso", aceptaremos el consiguiente "dale bola IV".

5. No olvides dar los buenos días,  y si se puede,  las buenas noches.  Ya para nota,  acompáňese con un "qué tal tu día".  Tres frases buenas,  bonitas y baratas para alcanzar la categoría de "dale bola V".

6. Manda fotos.  Comparte tus cosas como si realmente te interesara. (dale bola VI). Ya de paso aprovechas y mandas la misma foto a todas,  que luego te lías.
Pide fotos, pero cuidado, se te puede ver el plumero.

7. Queda con ella.  Para un café, para una cerveza,  para charlar y para filtrar si la piba te gusta o es sólo postureo.  Cógela de la cintura y así sabrás si hace deporte o es más de silloning.
Lo del besito en la frente es algo arriesgado... Sirve para medir alturas y para evaluar la mirada posterior de la fémina en cuestión (pasota,  irritada,  entregada...)
Dale bola VII.

8. Deja pasar algún día sin dar señales de vida y así valoras su interés.  Si te habla,  si te busca,  si es tono de deseo,  preocupación,  interés o novia celosa categoría III. Si es así,  recurre al hablamos,  sin beso.

9. Si no contesta y te apetece retomar la conversación,  recurre al neutro "qué tal".
Ya para nota "cómo estás",  implica preocupación personal y categoría "dale bola VIII.
Si quieres aňadir empatía a la ecuación,  no dejes de mencionar el follón del trabajo, el lío del hogar,  la salud propia o ajena... Se aceptan abuelas malas,  perros que se han comido los deberes,  caňerías reventadas e incluso conflictos internacionales.

10. Y si no te interesa,  pues no escribas más y punto,  siempre tienes la posibilidad de volver a los puntos 4,5,6,7 o 9...

Besis científico -técnicos de fin de semana midimesiano.
Geisha.

PD: si alguien tiene algo más que aňadir,  razón aquí.

lunes, marzo 19, 2018

DISPERSIÓN COGNITIVA Y ERRORES FATALES ASOCIADOS.

O lo que viene siendo: soy tan despistada, que me pasan cosas.
Quitando lo de meter un calcetín rojo en la colada blanca,  mandarle WhatsApp equivocados a personas indebidas,  cambiarle el nombre a alguien porque estás convencidísima y quieres tener el detalle de hacerle notar que te acuerdas perfectamente...  Eso está más que superado.  ¡Eso es para principiantes!

Yo estoy a otro nivel,  en lo que a despiste se refiere...
Soy más del tipo poner a cocer unos huevos e irme a hacer otra cosa,  no sé,  un viaje a la India,  y volver justo a tiempo para oír ¡PUM!  huevo explotando,  cocina convertida en la masacre de la yema quemada,  trozos y trozos de clara,  cáscara y yema por techo, paredes,  suelo... Lo que viene siendo la expresión del impresionismo vegano o la venganza de la madre gallina...

También soy la única persona que conozco (aunque sé que hay más) capaz de caerse y levantarse en una milésima de segundo, sin soltar el móvil,  sin dejar de escribir y sin que me vea nadie (casi) por un tropiezo con un maldito banco que alguien se dejó en medio de una feria... ¡Si la gente en las ferias no se sienta!  Andan de un lado a otro pidiendo cosas como zombis,  sólo que en lugar de cerebros dicen "muueeesstraaaasss", "graaaatiiisss"... Pero yo, de gratis,  decidí traerme 3 caspas,  2 morados y una herida leve en mi orgullo glamuroso.

Hala,  me voy a limpiar la exposición de Eggs in the kitchen que me he montado.

Besis de sana sana culito de rana.
Geisha.

sábado, marzo 03, 2018

Llamadme Tónica-Daltónica.


Te voy a decir un secreto: yo no soy rubia natural. Bueno, en realidad sí lo soy, o al menos lo era cuando era muy pequeñita. Después mi pelo pasó a castaňo primero y al color que estuviera de moda desde la secundaria más o menos. Es lo que tiene lo de crecer y empezar el estado de putrefacción (también conocido como maduración), y la genética, que es una guasona, que no me otorgó el pelo azabache de mi madre, sino que me hizo heredar la cana traidora de mi padre.
Debe ser por eso que yo nunca le he tenido miedo a cambiar de look, ni a cortarme el pelo, ni a rapármelo (la primera vez, a mi madre le dio un soponciopilatos), ni a ponérmelo negro, rojo, rubio...
Y sinceramente, ya sé porque dicen que las rubias son tontas: no hay pelo más desagradecido que el rubio; hay que estar retocando raíces, secando, peinando... y la inhalación de vapores químicos acaba pasando factura neuronal (sin contar las que ya mato yo por la vía líquida y la del insomnio) lo que me lleva a situaciones, digamos, especiales...
Por ejemplo, que me regalen una mascarilla supercuquidelamuerte con proteínas de seda (no me preguntes, que eso no lo daban en mis clases de Biología del Insti... Por aquel entonces era morena y lo recordaría) y con micropigmentos de última generación, que neutralizan todo lo neutralizable y realzan... Lo que van pudiendo, para qué nos vamos a engañar.
Y es que este pelo churrasco requiere más cuidados que un cachorro de bulldog francés, así que me dejo la mascarilla de macerado pitufal el doble del tiempo indicado (porque en los 3-5 minutos que dice el envase, nunca se consigue nada) y a continuación me aplico un champú de ídem (que también decido dejarme en reposo, así, a conciencia) lo que se convierte en... Redoble de tambor y pensamiento grupal silencioso de "quéhabráhecho/quélehabrápasado a ésta ahora"... ¡¡¡PELO AZUL!!!
Pues sí, pelo azul... Yo diría, azul PANTONE 17-4041 aproximadamente...
Lo justito para pasar de ser Blondie a Blu(e)-ndi.
Así que, sí, podéis llamarme Daltónica. Dalty para los amigos.
Estoy pensando que me voy a hacer la loca cuando la gente me diga que me ve el pelo azul. Diré que es por la luz, que se me ven unos reflejos irisados.
Pitufibesos cerúleos.
Buen fin de semana.

domingo, febrero 25, 2018

El androide me tiene turuloide.

En una galaxia androide cercana, habitaba una vez un espécimen llamado Z5. Al menos ése era el único nombre que conocía. 
Vivía feliz sincronizando y actualizándose libremente en la red, captando WiFi aquí, WiFi allá, maquíllate, maquíllate... Era tan listo que recordaba tooodas las claves de todas las páginas, redes, y demás etecés que requiriesen una contraseña. Pero tenía un defecto, le gustaba soltarse de la mano de su dueña.  "Yo voy solo",decía.  Y siempre acababa con su carcasa ''estrompiciada' contra el suelo.

En una de éstas en que estaba de baja por accidente  (espalda rota en 1000 pequeñas astillas. Operatorio y postoperatorio pa'rato), Dueña hubo de hacerse con un becario que lo sustituyera o sustituyese cuando fuese necesario.  Y de aquella llegó XA a la camada androide de este hogar.
XA no era tan rápido,  grande ni con tan alta capacidad como su hermano mayor, pero cumplía bien sus funciones y lo compensaba con unos selfies que ni los mejores filtros del instagram.
Dueña estaba contenta. 
Bueno, menos el día que salió sin su carcasa... Dueña pensó "total, es un ratito y va a ir todo el tiempo guardado", pero XA quería ver mundo, quería ver la noche...así que se fue asomando poco a poco por fuera del bolsillo de Dueña. ..hasta que se cayó al suelo... Y al ir a cogerlo,  además Dueña lo pisó.  Objetivo de la cámara a tomar... fotos con efecto "nube refractada en tarde de invierno ". Monísimo, pero poco útil  (se me ocurren tantas comparaciones tan poco políticamente correctas).
Solución :
cambiar la lente.  35 euros.  2 horas. Entrar y salir y arreglado (insisto.  Políticamente incorrectas ).
¿Problema?
Durante la operación, con anestesia local para quitar la carcasa sin dolor y proceder al cambio de lente y que XA vea bien,  ocurre un imprevisto que no se desvela hasta que Dueña va a recogerlo. XA no despierta.  XA enciende su luz como si quisiera despertar para nuevamente apagarse.  XA está en coma.
¡Se lo llevan dentro e intentan reanimarlo, averiguar dónde está el fallo!
No lo saben. Dicen que a veces pasa. Que se lo llevarán e intentarán que salga del coma y vuelva a ser el mismo. Sin secuelas en su joven RAM.
Mientras tanto Dueña tiene que probar un sustituto...
Le dejan un S4. Se apaga a la segunda actualización y ya no quiere volver a encenderse.  "Esto es mucho para mí.  Yo lo que quiero es cobrar mi pensión y no trabajar más ".
Le dan entonces otro Sam pero este sin Sung.  Lo sé porque ni siquiera admite las aplicaciones básicas.  Sólo si tienen versión Lite. Es un Sam vagoperezoso.
Tercer intento: elegé 3. Ante la perspectiva de que la pantalla hará un fundido a negro en cuanto coja calorcito, Dueña empieza a notar que se metamorfosea en el señor chiquitito rojo al que le sale fuego de la cabeza...No recuerdo la película,  pero noto el olorcillo a cuerno quemado. ..
Lo del fundido a negro es porque los elegé son muy dramáticos de serie,  Y este en particular ha de ser fan de Hitchcock...
Por último,  Le ofrecen a Dueña un J1 de la estantería de los seminuevos. Yei-uan para los friends. El pobre pone su mejor empeño.  Por lo menos, no se apaga a la segunda actualización,  ni a la cuarta; aguanta la mitad de las aplicaciones necesarias y necesita un buen rato para pensar qué tiene que hacer cuando se le da una orden. Más que un smartphone es un progresaadecuadamente phone. ..así que ahí van, Dueña y él,  "equipasso" ... definitivamente es un móvil para practicar la paciencia,  el mindfulness,  el slowlife y todo lo que se te ocurra. ..ánimo, tienes tiempo, que arrancar aún le va a llevar otro rato.
Besis a 0.5 GHz.
Geisha damnificada.

miércoles, febrero 21, 2018

VÍRICO-INFECCIOSA.

Estoy malitaaa.
Malita de voz de teleňeco y esputos maňaneros de camionero de ruta 66; de tener tantos mocos que ya no uso clínex sino rollo de papel higiénico (y así tengo la nariz, como el anuncio del cactus).
Malita de escalofríos de película de terror y convulsiones febriles cual niňa del exorcista; de toses inoportunas a intempestivas horas de la noche y que me hacen replantearme mi cercanía generacional con Concha Velasco.
Estoy malita de sopita de pollo, juguito de naranja, manta y tele.
Estoy taaaan malita que le doy pena hasta al perro de la vecina, que cuando me ve inclina la cabeza y suspira... Lo cual me parece fatal porque he leído en algún sitio que pueden predecir quién se va a morir... Y voy teniendo todas las papeletas...
Besis infectocontagiosos.
Cof Cof Geisha.

domingo, febrero 18, 2018

¡¡¡CEREBRO VAAAA!!!

Entre las cosas que me caracterizan, está el que una parte de mi cerebro vaya más rápido que el resto, con lo que no hay organización ahí arriba y me pasan cosas como: levantarme a las 7 de un sábado, prepararlo todo para irme a la playa (jornada maňanera previa al Carnaval), y llegar a la puerta, llaves de coche en mano, y recordar que el coche está aparcado en la zona carnavalesca, que lo dejé ahí anoche porque soy una chica previsora (aunque no lo recuerde) y que no hay coche para ir a la playa 🏖.
Bueno creo que antes existía otra cosa... Creo que lo llamábamos transporte público... Fijo que me pierdo.
Besis de buenos días de #saturdaydayglitterandfever.

miércoles, febrero 07, 2018

MAÑANA DE INVIERNO

"La muerte se acerca",
dijo la mañana
cuando rompió a brillar
al despuntar el alba

"El fin ha llegado",
cantaron las aves con su piar agudo
y su gorjear cansado.

Despídete amor, no olvides tu cuerpo,
pero deja tu olor
o queda conmigo,
acompáñame en este y en mi otro destino.

Quisiera acompañarte,
ojalá pudiera,
pero estoy preparado,
mis pies en la alberca.

Me hundo en tus ojos,
me inclino a tus pies;
no puedo quedarme,
jamás te querré.

viernes, febrero 02, 2018

EL DUODÉCIMO MANDAMIENTO :NO VOLVERÁS A BEBER.

El duodécimo mandamiento es el único (creo) de los mandamientos que tiene asignado un día específico de la semana:  el día posterior a una salida de componente hídrico altamente etanólico y glucosado.

Si llamamos a este día en cuestión el día X, siendo X  cualquiera de las siguientes variables:
- vamos a dar una vuelta,
- una y nos vamos,
- esta noche nos rompemos,
- cuánto tiempo sin verte,
- esto hay que celebrarlo,
- hasta que volvamos a salir puede haber otra glaciación,
- quiero ahogar mis penas en el alcohol,
- qué buena está esta mierda. Oh, shit. Si me levanto me da vueltas todo.

Lo dicho. Si se da cualquiera de estas situaciones y lo juntamos con buena compañía, música semidecente (o incluso de la mala de la muerte) y 1, 2 o 300 decalitros de bebidas espirituosas, fermentadas, destiladas ,rebajadas con agua del grifo... ya la hemos liado.

Hablar da sed. Bailar da sed. El calor da sed. El frío no da sed pero da igual.
La sed nos hace beber, el beber nos da meadilla, los viajes al baño son cada vez más entretenidos, el tiempo va pasando, y cuando nos queremos dar cuenta, pum, las 4 de la mañana. ¿Cómo? No sé. Un agujero espacio-tiempo de ésos , que Einstein lo dejó todo perdido de ellos y yo me los voy encontrando por ahí.

Ahora bien, igual que llega la noche, llega la mañana del día siguiente. Llamémosla Q.
Así que ahora en nuestra ecuación tenemos:
X + Q: por qué.
- por qué habré salido (con el frío que hacía) ,
- por qué habré bebido (si lo mejor que hay para la sed, es el agüita rica),
- por qué habré bebido tanto (adverbio de cantidad. En realidad, ni tanto ni tan poco, lo que pasa es que una ya no tiene edad de metabolizar según qué),
- por qué habré mezclado (aquí sí. Mea culpa ...), POR QUÉ, POR QUÉ, POR QUÉ...

Resolución de la ecuación:
X + Q = NVB
Siendo NVB... a ver si estabas atento y puedes despejar la incógnita tú mismo...

Yo me voy a dormir, que ya son horas y una necesita todas las horas de Beauty que pueda juntar y hoy sí que sí me acordaré de dejar las persianas bajaditas para no despertarme a horas intempestivas de la mañana.

Besis enparacetamolados.
Geisha.

PD: vengaaa que me das peeeena...
NVB es No Vuelvo a Beber... por lo menos no hasta la próxima vez. Jeje.

sábado, enero 27, 2018

PESADILLA ANTES DE TRABAJAR.

Tengo los pelos desencajados, la raíz llevo muy despejada, tengo el casco muy maaaal, tengo una gran emergencia capilaaaar.
Uy perdón, que me pilláis haciendo un mash up de los míos, con música ochentera y pelos de la misma quinta.

Quiero denunciar públicamente que las peluqueras son unas inconscientes, desde el cariño, eh?, pero lo que ellas  alegremente denominan quitarse la humedad y fuera, no existe. ¡No existe! .

Me lavo el pelo por la noche para ahorrar tiempo y así por la mañana solo peinarme y listo. Tomo esta decisión en plena ausencia de mis facultades mentales y cognitivas y de mi habilidad para sumar 2 y dos, es decir que si me mojo el pelo y no me lo seco con propiedad (esclava que es una de la queratina folículopilosa) , me despertaré cuál Bitelchús, sin necesidad de invocarme tres veces.

Dicho y pelo. Soy la mujer cavernícola, soy la madre de todos los estropajos nanas, soy la que está pensando pasarse la moto a lo Britney, que me va a salir la factura de la luz, la del súper y la del tiempo más barata que si me pongo a convertir este sinsentido en un peinado semiaceptable que no haga que los niños lloren por la calle cuando me vean.

Bueno, enchufo todo lo que pueda necesitar. Saco todos los enseres de cuidado capilar que poseo (peines, cepillos y demás cosas super útiles que he ido acumulando en la busca del Santo Grial de quitar la humedad y fuera) . Me llevo el café al baño para ir desayunando mientras opero. Esto va a llevar un tiempo. Me "arremango" y cual hormiguita peluquera, empiezo capa por capa: sérum, secador, protector del calor (no me preguntes, algo que por lo visto es imprescindible y sin lo cual ya no puedo vivir, por si acaso me convierta en Bitelchús de nuevo o en una Medusa electrificada) , y a continuación, la plancha. Plancha. He dicho plancha, ¡enciéndete! .
No me lo puedo creer. I can't believe it. Oh my God, your God y todos los god of the world. ¡Se me ha roto la plancha! .

Entro en una vorágine de estonoestásucediendo-estonomepuedepasaramí, e intento resucitar al pequeño electrodoméstico. Enchufo, desenchufo, golpeo contra la mano, miro de arriba a abajo, le doy vueltas al cable, vuelvo a enchufar y desenchufar. Nada. Cero. Línea plana. Piiiiii.
La plancha ha muerto. Ding dong the straightener is dead. Y lo mismo con mi vida social.

Problema >> solución. Pañuelo a la cabeza estilo años 70. Llaves, cartera, móvil, coche, supermercado, plancha nueva. La cara compasiva de la cajera lo decía todo: been there, done that.

Me vuelvo a casa a terminar lo que he empezado, la metamorfosis de Medusa en persona semidecente.
De los otros apartados de Beauty ya hablamos otro día si eso.

Besis alisados con extra de keratina.

Geisha.

viernes, enero 26, 2018

TIND-OFF. Time is up.

Pues sí. Mi aventura en los mundos cibernéticos eróticofestivos acaba pronto. Básicamente porque no sirvo para ser una moderna de serie americana con múltiples citas y personalidades. Lo sé, SacaaJessicaalparque no estaría nada orgullosa de mí. Shame on me.
Yo con las personalidades que tengo, que oscilan entre locadelcoño y súperamiga, ya voy servida, gracias... igual me falta una intermedia tipo divafríaperosegura
... lo practicaré.
Entretanto, estoy de cafeína hasta las cejas, he superado mi cupo de holaquetales y cada vez que repongo mi corazoncillo, me van faltando piezas, que se ve que soy como los muebles del Ikea pero al revés, que mi músculo latidor no es sueco, sino de aquí del barrio.
Así que, en previsión de no acabar con una patología cardíaca de naturaleza androide, paso - súperpaso - hipermegapaso de conocer gente por la vía telemática y en modo entrevista laboral ON (que bien mirado, para eso sí que es un training del 15, pero puesto que de oportunidad laboral voy servida con mis taconcetes y mi maletita de ruedines, creo que esa faceta también está copada).
Pues eso, y citando a un grande del humor español "el que quiera verme, que venga a la casa".
Hala, me voy a comprarme un Audi de mentira para ahogar mis penas en el concesionario.
Besis de los de toda la vida.
Geisha

martes, enero 23, 2018

International handwritten letter Day.

¡Feliz Dia Internacional de la escritura a mano!
Es una ironía que lo haga escribiendo en teclado, casi sin escribir porque ahora dictamos o deslizamos el dedo por estos teclados predictivos de última generación.
Yo sigo escribiendo en papel de vez en cuando. Sobre todo si es algo importante.
Así evito que el teclado predictivo anule mi voluntad de pensar palabras por mí misma y mi cerebro puede vomitar toda esa información que va acumulando, y mi alma se sosiega o se altera más...
Que no se pierda esa alegría de abrir el buzón y encontrarse unas líneas de alguien apreciado.
Que no se olviden esas cartas que desviaron la Historia hacia guerras o nos salvaron de ellas.
Las escuetas líneas que les enviábamos a las madres en las postales de los viajes colegiales.
Las notas a las amigas de clase. Los whatsapperos milenials actuales no saben lo que se han perdido, auténtico training para espías para que la seño no interceptara la nota.
¡Los pen-friends!
Y por supuesto las cartas de amor. La mayoría vieron acabar sus días en algún cajón sin llegar a su destino. Ay, pero las que llegaron... Ya quisieran las compañías farmacéuticas embotellar y vender esa sensación de ansiedad, alegría, borrachera dopaminérgica y serotoninérgica que para sí desea tener el mejor antidepresivo.
Escribe hoy a alguien, algo, aunque sea para ti, aunque sea para hacerle una foto a tu escritura y mandarla por WhatsApp. Aunque sea la lista de la compra, o un apunte en el dorso de la mano para no olvidarte de algo, pero ¡escribe!
Te dejo con una canción mental:
RADIO FUTURA, CORAZÓN DE TIZA.
Besis correctamente ortográficos.
Geisha.

sábado, enero 20, 2018

TIN-DÓN, app llama.

Bueno, pues aňo nuevo y "vuelta al mercado" (back to the market) nueva. Como la vuelta al cole,  pero aquí en vez de corticoles te dan LIKE,  SUPERLIKE y MATCH (que siempre me provoca decir "match,  set y partido"... Y más o menos,  por ahí van los tiros).

Pues eso,  que me he abierto un Tindersorpresa.
Inicialmente fue por curiosidad-barra-aburrimiento- barra- hastío navideňo, con una mezcla de sentimientos de patetismo propio y ajeno e impregnado con un leve movimiento intestinal de vértigo anticipante de tragedia griega: quién habrá,  que me dirá, qué le diré,  qué tendré qué hacer...
Porque, seamos francos,  el concepto de esta aplicación es que es para putas y vividores (por no decir 'vividores folladores '). Y aquí que cada uno entienda lo que quiera.

Yo decidí adaptarme a la definición de:
- "puta" como señorita de vida alegre (en ese caso,  me apunto, ya que todos necesitamos más alegría en nuestras vidas.  ¡Seamos todos putos y putas!)

- vividor, vividora: que vive. Persona laboriosa que busca y encuentra medios de vida.
(puesto que vivo, y tengo un amplio interés en seguir haciéndolo,  también me incluyo en esta categoría).

Así que, una vez establecido que soy una "putilla vividora" (en el buen sentido), y con el adecuado asesoramiento  por parte de una amiga entendida en el tema, me di de alta en la app y, tras contestar un par de preguntas indiscretas acerca de mi edad, empezaron a aparecerme maromos en la pantalla del móvil.
Y aquí entramos en la fase CASTING (quizá la parte más diveeeeerrrtida de todas).

El CASTING, la película.
Cómo funciona: te sale un seňor (o seňora) en la pantalla
(en base a tus preferencias previamente establecidas. Importante si no quieres por ejemplo, estar viendo fotos de colaborantes que viven en Helsinki).
A esta persona la puedes evaluar con un LIKE  deslizando la pantalla a la diestra (lo que viene siendo: me molas mogollón /mazo,  me pareces interesante,   nostasmalyavamosviendosieso, o directamente,  me pones perraca bruta... Ahí ya depende de la idiosincrasia específica de cada caso).
La otra opción es un NOPE a la siniestra. Traducción: ni de coňa, a mí no me pillas,  no te toco ni con un palo,  a dónde vas que tienes 30 si tienes lo menos 50, no te llames casado47 que no te voy a coger,  ostras mi cuňado,...  Y demás etecés en esa línea.

Al principio eres buena persona (o más bien,  políticamente correcta,  y eso que no te oye nadie,  igual que tú tampoco eres consciente de la opinión que estés generando,  lo cual viene muy bien para evitar gestionar traumas innecesariamente ), lees la información,  te fijas,  te da pena rechazarlo...
Pero conforme avanza la arena en el reloj,  te demonizas, y ya no te parece tan bien ser la "tolay" que elige al seňor de mediana edad (quien dice mediana edad,  dice "titantos" mal llevados), en lugar de un yogurín musculado en los sitios correctos, un chorvazo surfero-ciclista-con perro, al que le gusta viajar y fotografiar atardeceres, antes o después de bucear, y que la mejor iluminación de su casa la tiene en el cuarto de baño.  Porque claro,  una no está tan mal, sobre todo en aquella foto del verano del 84, y una se merece que la pongan perraca bruta, o que le toque gente que no diga "cómo lo YEBAS" (AAAHHHH me sangran los ojos!).  Suena cruel decirlo,  pero es así.  Cuando nadie te ve,  dejas que tu Sindicraufor interior tome el control.
PUM, te conviertes en el "Risto" del tindersurprise, y con toda la razón del mundo, que no estamos en los 80. Enhorabuena, ya eres de las arpías filtradoras.

Pero no acaba aquí la cosa.  En cuanto empiezas a darle a la derecha con las expectativas al alza como las acciones bursátiles del Zara "Joum", y empiezan a aparecerte una suerte de fuegos artificiales virtuales en la pantalla de que también gustas a tu elegido (a cualquiera de los doscientos que te han parecido interesantes, ya sean milenial de esos o todo lo contrario...) en ese momento tu ego se convierte en estratosférico,  mientras tu cerebro y tus dedos le gritan por whatsapp a la amiga de turno "QUÉ HAGOOOO!!!" A lo que ella en su infinita sabiduría te responde "¡Contesta!".

MATCH. Te gusta.  Le gustas.
El kit de entrevista inicial básica consta de 3 preguntas :
1) Hola, qué tal
2) De dónde eres
3) A qué te dedicas

Según sean las características de tu elegido,  tú decides si quieres anticiparte a esta introducción o no. Yo lo utilizo como segundo filtro: si usan el kit, pierdo el interés. Conversación educada por si mejorara la cosa, normalmente seguida de UN-MATCH ( lo que ha unido Tinder que lo separe el que no lo ve claro )  
Ooohhh. Ooohhh???
Nooo. No hay ooohhh que valga. 
¿Eres consciente de la cantidad de tiempo de tu vida que has ahorrado en conocer a alguien? Me Encanta.

SET y PARTIDO.
Aquí ya depende de cada uno. 
Más o menos conversación,  vía whatsapp o no,seguida de,  normalmente,  una bebida caliente rica en bases xánticas es el tercer filtro para empezar una bonita amistad o "lo que surja",  no hay juicios ni valoraciones correctas o incorrectas en una decisión tomada por dos personas adultas en pleno uso de sus facultades mentales,  físico químicas y sociales.
Ahora,  eso sí te digo,  el "gusi gusi" de la barriga está, aunque sea de ver que se activa el iconito de WhatsApp por la llegada de un mensajito... Y no es desagradable volver a sentirlo.

Te dejo que desde que empezaste a leer, sé que ya has pasado por el gúguelplei y te has descargado la app y estás deseando probarla.
Suerte y criterio.
Sed malos.

Besis putiferinos y llenos de vida.
Geisha.

jueves, diciembre 21, 2017

Evasión.

Salió a trabajar como cada mañana, pero en lugar de ir donde se suponía, se fue a su nueva casa, su escondite del que nadie tenía ni idea, su puerta a la libertad.
No sabía ni cómo había conseguido el dinero para hacer frente a la fianza y a la mensualidad.
Definitivamente los astros se habían alineado a su favor. A ver cuánto duraba.
Se sentó en su sillón y se fumó su primer cigarrillo en años. 9 para ser exactos .
Todo era tan rebelde en sí; la casa, los pies en el sillón, el cigarrillo, el humo en el aire y en sus pulmones...
Sonrió. Pronto, muy pronto sería libre de nuevo.

jueves, diciembre 21, 2017

Poema de otoňo.

Ojos que escuchan,
orejas que ven,
qué será esto,  sino un mundo al revés.

Corazones que lloran,
llantos de risa.
Vísteme despacio que tengo prisa.

Tú hoy no estás
y mi mente se ha ido
porque lo que quiere, es estar contigo.

Calor en invierno,
lluvia en verano.
Qué hacer con el otoño que queda en mi mano

Ojos que escuchan,
orejas que ven
y la boca cerrada aunque tenga sed.

miércoles, noviembre 29, 2017

DÍA 6.

Dos trenzas y una camisa blanca.  Ni rastro de maquillaje, al contrario que ellos, con sus bandejas,  sus pajaritas y sus bigotes de betún. Cinco sonrisas de despreocupación y alegría genuinas. 
Ay, aňos de Universidad,  dónde os dejé olvidados...

miércoles, noviembre 29, 2017

DÍA 5.

A un lado, una victoria.  Todo ordenado,  colgado,  expuesto.
Al otro,  135x200 de ropa, montañas de ropa aún por guardar.
Es lo que tienen las mudanzas,  te colocan por un lado y te descolocan por el otro.

lunes, noviembre 27, 2017

DÍA 4.

Todo borroso.
Se aprecian los colores de la Navidad.  Rojo, verde, blanco... Como una bandera de felicidad en la que brillan dos sonrisas que no pueden parar.

sábado, noviembre 25, 2017

DÍA 3.

Me estoy mirando, pero sólo me veo de la cintura hacia abajo.  Me veo el pie.
Lo estoy haciendo, me he atrevido.
Bueno, él lo está haciendo.
La aguja en las manos enguantadas de negro (siempre eligen el negro... debe ser que los hace parecer más cool).
El dibujo ya está hecho; la suerte ya está echada; la tinta ya está entrando en mi piel. Una vez más. Y no será la última.

viernes, noviembre 24, 2017

DÍA 2.

De fondo una pared pintada de verde.  Pizarra lo llamaban.
De frente,  mirando al objetivo con una sonrisa que se salía de la cámara,  una pícara de ojos marrones y piel morena.
La más grande de la clase,  la más trasto,  pero también la más noble.  Siempre dispuesta a ayudar,  a organizar... Sí,  quizás un poquito mandona...
Y ese vestido rojo que nunca llegaba limpio a casa,  prueba fehaciente de que no hay nada mejor que jugar en la tierra cuando se es niňo.

jueves, noviembre 23, 2017

Reto 7 fotos, 7 días. (sin foto, sólo palabras). DÍA 1.

Mis pupilas dilatadas,  el rímel reseco resistiéndose a abandonar la punta de mis pestaňas. 
El pelo, recién cortado para la ocasión,  alborotado a pesar de mis esfuerzos por parecer decente. 
Ni rastro de maquillaje. El calor, el sudor y el paso de las horas me han dejado con una suerte de rubor y de apariencia sana, de chica del norte.
La sonrisa de oreja a oreja, igual que las ojeras,  aunque no estoy ni cansada ni sedienta,  como lo estaba hace unos minutos.
Como atuendo,  una fina bata de tela, que simplemente sirve para aparentar que se lleva algo puesto,  cuando en realidad deja acceso a lo visible y a lo invisible.
Y en mi cuello,  lo más importante,  TÚ.  Tus ojitos cerrados en llanto,  tu boca abierta buscando calor,  alimento,  cariňo, seguridad.  Tus manitos en puňo como el luchador que eres,  a pesar de ese ridículo sombrero que te hace parecer un minipitufo venido a menos. Tu cuerpo en contacto con el mío,  antes por dentro,  ahora por fuera.  Y tu piel suave,  tan suave que casi se funde con la mía. Te he cultivado durante nueve meses.  Ahora te regaré, nutriré y acompaňaré toda la vida.

miércoles, noviembre 22, 2017

No hay como.

No hay como ir de viaje.
No hay como ir de viaje y alquilar un coche para ser independiente del transporte público.
No hay como alquilar un coche y conducirlo en un entorno desconocido,  sin GPS, que se te haga de noche entre montañas, que  no haya casas ni coches cerca,  ni cobertura y que la única emisora que pille la antena de la radio del coche sea Radio María.
No hay como estar conduciendo  (sola) un coche de alquiler,  en un lugar perdido de dios (cualquiera de ellos),  de noche cerrada de 6 de la tarde de invierno,  sin luz natural ni artificial de ningún tipo, más que las largas,  las antiniebla y las de freno de tu coche de alquiler (todas a la vez) y que de repente,  de la nada, después de estar escuchando ruido blanco ("sssshhhhh", el que hace la radio cuando no pilla nada,  o el que hacía el espíritu de Poltergeist cuando llamaba a la niña desde la tele... "Sssshhhhh Carolain")...y que de repente te salten los de la Radio Maria de los "cuyons", en grupo,  con sus cánticos y sus voces tétricas y diciendo "ahora y en la hora de nuestra muerte".
Insisto.  No hay nada como eso.

jueves, febrero 16, 2017

Algo se muere en el alma

Qué egoísta es la tristeza, que nos hace pensar más en nosotros que en ningún otro.

Qué egoísta,  que el que se va y nos deja,  nos deja tristes y solos,  con un palmo de narices y pensando en qué hemos hecho mal para merecer este abandono.

Qué egoísta,  que primero pensamos en nosotros,  en qué vamos a hacer ahora,  y después ya se nos va ocurriendo en a quiénes más deja atrás esa luz que antes iluminaba y ahora solo deja sombras.

Aunque esa parte es un poco hipócrita,  la de "no somos nadie",  "a vivir, que son dos días", "qué injusticia",  "te acompaño en el sentimiento", "descanse en paz"...

¡Pues no!

¡No te acompaño en el sentimiento!  El sentimiento es mío y es de tristeza, de vacío,  de incertidumbre, de rareza, de incredulidad...

¡Sí somos alguien! Y lo injusto no es que nos vayamos,  eso es "ley de vida"  ya sea de uno u otro modo.  Lo injusto es que  sabiendo lo que va a suceder,  no le saquemos más partido a esta vida nuestra a la que sólo le damos migajas de lo que podría ser,  con la promesa de que algo bueno llegará mientras pasamos apenas tiempo con los nuestros,  con nosotros mismos, y repetimos día a día las mismas rutinas que consumen los pocos minutos de vida que nos quedan.
Y lo injusto es, que maňana seguiremos igual,  porque no conocemos otra cosa,  ni tampoco es que nos podamos permitir mucho más.

Así que,  en esta vida de esclavos,  me aferro a mi tristeza,  a mis ojos que lloran hacia dentro,  a mi corazón acongojado, a mis recuerdos bonitos,  a mis "gracias por haberte cruzado en mi vida".  Aunque apenas fueras una conocida,  dejaste huella en nosotros y,  sin quererlo/pretenderlo /forzarlo, nos marcaste un rumbo,  el del cariňo y el respeto a nuestros hijos.

Gracias. 
Espero que tu viaje haya sido bonito y que en tu nuevo destino ilumines con esa luz tan maravillosa nuevos caminos de cosas muy buenas.

Gracias por los conocimientos y el cariňo.
Gracias por compartir anécdotas.  Incluso las de los indios vagos. Especialmente las de los indios vagos.
Gracias por responder siempre,  a cualquier hora y a cualquier cosa. 
Gracias y buen viaje.

Como dirían los mexicanos, "que te vaya bonito". 

Un abrazo fuerte para ti,  y otro para los que nos quedamos lamentándonos de nuestra mala suerte por haberte perdido. 

Pero te diré un secreto: estamos muy contentos de haberte conocido.

martes, septiembre 06, 2016

Yo soy esa (¿va con o sin tilde? Malditos RAElianos que me hacen dudar)

Soy la que decide pintarse las uňas en el coche...  de rojo... llevando un pantalón blanco.  Obviamente,  se me cae. Si ya soy mala pintándome las uňas en suelo firme, con un batallón de algodones y bastoncillos y litros de acetona ("corren por mis venas, mujer.  No tengo problemas..." sorry,  me disperso)...

Soy la que cualquier día se va a prender fuego a lo bonzo abrochándose el sujetador.

Soy la que separa cuidadosamente la ropa para lavarla por colores, olvida una prenda cualquiera de otro color y decide que por un calcetín no pasa nada. Y pasa.

Soy la que tiene una lista de la compra en el aliexpres de 103 artículos y todos los días "compro"  y borro artículos...  Que me hace ilusión pensar qie estoy realmente comprando.

Soy la que tiene más tableros de pinterest que el propio pinterest...

Soy la que viene media hora antes al cole a buscar al niňo para encontrar aparcamiento...  Y luego llega tarde a buscar al niňo porque se entretiene con una mosca volando.

Soy la que empieza los días haciendo dieta.  Llega al almuerzo con buenos propósitos... Y del café en adelante comete suicidio bulímico...  Que ya maňana será otro día.

Soy la que acepta todas las condiciones, las cookies,  la cesión de datos a terceros y todos los etecé si hay un regalo, o posibilidad de, por medio, y luego me molesta la gente que en el trabajo me llama por mi nombre de pila porque lo llevo escrito en la chapa.

Soy la que se emociona si le ponen "megustas"  en el Facebook.

Soy la que se descarga la discografía completa de cualquier Seňor o Seňora que oiga en la radio,  soló para descubrir qie la única canción que merece la pena es la de la radio. Pero no lo borra,  por si acaso...  Ídem con libros que no leo y películas que no veo.

Soy la que se va corriendo a recoger al niňo,  que ya llego tarde y luego las madres cuquis me critican en el chat de madres,  que lo ha dicho la poli.

Besicos de madre posmoderna.
Geisha.

miércoles, diciembre 23, 2015

Ser madre (o padre) es...

Por si los cólicos, las cacas, los dientes (los colmillos duelen más), la dermatitis del pañal, la cuota de la guardería, o infinidad de pistas que te vas encontrando por la casa no te sirven todavía para creerte que ya eres mamá (o papá), te voy a dar la lista definitiva que aclarará tu mente nublada por la pasta al agua y el "rinomé":

1. Vas a descargarte unos capitulitos de la serie que te gusta (para tenerlos en el ordenador y verlos en secciones de 15 minutos, básicamente) y de pronto ves que la página oferta las dos primeras temporadas completas de "la patrulla canina". ¿Qué haces? Obvio, descargar a la "po patrol" que son ¡dos temporadas completas! (y no hay megas pa' tanta gente)

2. Si el súper diera cupones o algo por afluencia, a tí te salían las compras gratis porque visitas más el supermercado que cualquier otra tienda en tu vida... y ya es decir. (¿Qué les pasa a las verduras, yogures, agua, pañales y toallitas que duran un microsegundo? ¿Hay un monstruo en casa o qué?... Mmm, bueno, según cómo se vea)

3. Ya no recuerdas cómo era la vida pre-pequeñajo, ¿qué hacías con tanto tiempo? Aburrirte, seguro.

4. Si vas a un centro comercial y entras a más tiendas de peques que de mayores, eres un papá (o mamá)... y seguramente uno del tipo consumista... o por lo menos servidora... que ya es conocida por todas las dependientas en cuestión... y el menudo más... pero él por razones distintas... del tipo revolucionario.

5. Las quedadas tienen que ser a horas aptas para el horario infantil, y en lugares aptos para los infantes. De lo contrario corres el riesgo de: a) que el peque la monte y no veas a las amistades más que para el 'hola' y el 'adiós' pertinente, o b) que te bebas la botella de vino como si no hubiera un mañana... sólo que sí lo hay... y en ese mañana hay un niño que ha pasado una noche PER-FEC-TA.

6. Si estás con la teta, no podrás vivir sin los complementos vitamínicos de la lactancia. El que hace los gestagynes y esas cosas sabe lo que se trae entre manos y les mete anfetas o algo, porque el día que no te las tomas te vas cayendo por los rincones. Modo zombie ON, pero sin comer cerebros ... bueno depende... a veces te dan ganas de arrancarle la cabeza a más de uno.

7.  Existe una inversión de valores en cuanto al aspecto físico: 
Niño mal vestido o sucio + madre bien vestida = mala madre
Niño bien vestido + madre sucia o mal vestida = pobre madre
Los dos bien vestidos = nadie presta atención (o se la lleva toda el chiquillo)
Los dos mal vestidos, sucios pero partidos de risa = se lo están pasando bien (espero que crean eso...)

Independientemente de todo, es en ese segundo en que tu peque te mira y ve a la persona más grande, más guay, más guapa, más lista, más divertida, que más quiere... Y tú ves a la que más quieres, es entonces cuando se te alinea todo y dices, piensas, sientes ESTO ES LO MEJOR DE MI VIDA (y sobre todo tengo que aprovecharlo, porque cuando llegue a la adolescencia terremótica seguro que lo querré colgar de una pierna a lo Maikelyakson y amenazarle con quitarle la "plei" o el patinete volador o lo que toque en la época).

Así que felicidades papis y mamis y a aprovechar, porque pronto no nos dejarán vestirlos de elfos ni demás mariconadas y el tiempo a los papis se nos pasa en un pispás (los bebés son los que tienen la clave de la física del espacio-tiempo y los agujeros de gusano y esas cosas, si no cómo se explica que los bebés chiquititos sean estas personitas independientes en cero coma...)
Besis navideños para todos 
y mis mejores deseos para el próximo año. 

viernes, octubre 23, 2015

DE CASTA LE VIENE AL GALGO

Y mi galgo no ha caído lejos del árbol (ejem, se me mezclan las ideas)...
Me explico...
Tarde lluviosa en casa de unos amigos, los cuales tienen dos niñas de 4 y 6 años, unas señoritas ya... Entonces llega Hulk (2 años recién estrenados) a tocarlo todo, que en esta casa no están acostumbrados a convivir con el niño que hace el control de calidad de las medidas de seguridad de toda casa que se precie... Estoy por ofrecerlo a aseguradoras y demás... Total, que aquí M el increíble en un momentito cambió de canal, encendió y apagó WiFi, play, aparato de música, tablet, hizo una llamada internacional y decidió que la mesa del ordenador no estaba de acuerdo con el feng shui de la habitación, y por tanto la cambió de sitio... Obviamente.
Una vez establecidos los parámetros, esto es: quitar todo lo quitable de la altura del peque y anunciarle la existencia del rincón aunque estuviéramos fuera de casa, nos sentamos (no, aún no nos habíamos sentado) y encomendamos al peque masculino con las mayores femeninas (he de decir que las niñas suelen tener un elevado sentido de la maternidad y el modo muñeco ON también)... Y allí estuvieron un rato... Cinco minutos. Las grandes se cansaron de estar en su cuarto y se vinieron a la sala, dos metros de distancia, tres a lo sumo... Cuando llegaron yo salí disparada en busca de mi vástago, mientras oía del salón lo madre-exagerada que soy... Claro, claro. Por eso cuando llegué al salón con un niño mojado de arriba a abajo, al que me había encontrado metido en la bañera, con el tapón puesto y duchándose vestido, no dijeron ni pío. Que yo conozco a mi genteee, y si compartimos ADN más. Que yo también hice de las mías en casa ajena... Digamos que subirse al lavabo a mirarse al espejo me pareció algo súper necesario... Y digamos que acabé estrellada en el suelo del baño rodeada de trozos de lavabo... Pero idemne, eso sí. Por lo menos antes de acompañar a mi madre y su ya no amiga (esto me lo invento, pero en realidad nunca más la vi) a la tienda de sanitarios...
En fin, lo dicho, que de tal palo, tal astilla.

Besis de tos y mocos de parte del equipo M.
Geisha.

jueves, octubre 15, 2015

Y AQUÍ ME TIENES...

Y aquí me tienes,
llorando la lluvia,
soplando el viento,
haciendo polvo de todo lo sólido
y haciendo nube del árbol caído.

Y aquí me tienes,
recordando lo pasado
y lo que no pasó,
imaginando un futuro
que no sé si vendrá o no,
dando marcha atrás a la cinta que es mi mente,
y volviendo a reproducir momentos
imaginarios y reales,
ya no los diferencio.

Y aquí me tienes,
haciendo un hueco en el sofá,
y otro en la cama,
y otro en mi cabeza,
y otro en mi corazón.

lunes, octubre 05, 2015

...Y por esto es por lo que la gente no hace obras.

...Y por esto es por lo que la gente no hace obras.

Ah, ,que no he dicho el porqué... buenas tardes, yo aquí, haciendo tiempo a que llegue el pintor y termine sus labores... ¿que cuánto tiempo? No sé, no hemos concretado... pero este milenio, espero...

Y es que he tenido la feliz idea de pintar un par de habitaciones... las más estropeadillas, para qué nos vamos a meter en berenjenales... ¡ERROR! 
Estos menesteres siempre van a ser berenjenaleros... que si quita cuadros, que si cambia cosas de sitio, que si vas a dormir en el salón un par de días para que no inhales los vapores (a estas alturas con el control de calidad de los tóxicos... ¡que yo soy de los 80! ¡que inhalábamos pegamento prit y masticábamos gomas milán!), que quien dice el salón, dice la cocina, al lado de la camita del perro, con tu agüíta y todo... que si lo que parecía beige k107 en la carta de colores es rosa chicle 0,20 eur en tu pared, que si el niño ha salido pintor y todo lo quiere tocar, que si no sabías que en tan poco espacio cabía tanta mie... (de la atmosférica y de la tuya también), que hay más vida erótica detrás del aparador que delante (menuda juerga llevan las pelusas y el polvo), que si deme los euros para la pintura, que si deme los euros para el pintor... ¡yo que soy, elbancodespaña!

Así que ahora mismo estoy en una esquinita de la mesa, en el salón comedor campo de batalla, rodeada de cartones, bolsas, lámparas, cables y estanterías (¿y ahora quién coloca todo esto?) esperando a que vuelva el Señor Casco (rebautizado por el peque de la house) con sus pinturas y sus artilugios... menos mal que no hay que arreglar la fontanería ni similar.

Besis de "pintar, pintar, pintar sin parar..."
Geisha. 

jueves, julio 23, 2015

BIDIDI BADIDI BU

Montar muebles del Iquehay me relaja... bueno comprarlos a lo mejor me relaja más, pero montarlos me da una sensación de "por el poder de greyskol, yo puedo con todo, llaves allen a mí" que me pone las pilas para todo el día (o días, porque luego soy de las que se para delante del mueble schrogsin* a admirar mi obra... todas las veces que paso delante... y qué bien "m'aquedao").
Maquillarme no me relaja nada... sobre todo porque es una actividad que hago en los microsegundos de tiempo que transcurren entre las plantas 2ª y baja de mi casa, o entre la distancia entre la puerta de casa y la puerta del coche... o lo que tarda el semáforo en ponerse en verde... que quien dice verde, dice ámbar... que hay prisa... Eso explica por qué llevo el colorete estilo años ochenta, o pegotes de rímel en el párpado... o por qué el lápiz de ojos no se queda en su sitio... pero bueno, nada que un golpe de toallita no arregle (superfan de las toallitas de bebés, pero para todo eh?)
Criticar a la gente me relaja momentáneamente; luego me da remordimiento por ser mala persona o por decirle a la persona equivocada un comentario erróneo que puede ser malinterpretado... así que, nota mental, mejor ser buena persona siempre... menos con las señoras... juro que un día hago un blog sólo de señoras: señoras que te dan con el bolso a modo de "hazme sitio que tengo que pasar", señoras que tienen ceguera parcial para las colas, señoras que se creen que todas las dependientas de una tienda están ahí para atenderlas como si fuesen la yuliarrobers en pritigüoman, pero a grito de "miraperdona"... independientemente de que la dependienta en cuestión ya esté ocupada (por ejemplo atendiéndome a mí); señoras que te cantan las cuarenta cuando las reprendes diciéndoles que la "chica" me está atendiendo a mí y que espere su turno... (cantar= gritar/hablar muuuuy alto, las cuarenta empiezan con "miraellaquesehacreidoniquefueralarreinadesaba", seguido del enésimo "miraperdona")...
Escribir el blog me relaja, y es como los muebles del Iquehay... una vez que lo monto, no puedo dejar de mirarlo... espero que a tí te pase lo mismo.
Besis con nombre sueco.
Geisha.

*saludos a Schrogsin, gracias por el préstamo nominativo a interés cero ;)
 

domingo, junio 14, 2015

SMELLS LIKE SUMMER TIME

Mañanas que huelen a una mezcla de humedad, rocío y hierba seca. 
Vestidos de tirantes, zapatos de pies al aire, rebecas para después.
Zumos con las amigas, tardes tardías de playa vespertina con un libro y una toalla mojada.
Menos tráfico. Mucho menos tráfico.
El olor del protector solar y de la gente recién duchada después de volver de un baño en el mar.
El periódico ensalitrado, la revista ensalitrada, el pelo ensalitrado, la boca ensalitrada...mmm sabor a sal marina.
Arena en mis zapatos. Arena en mi bolso. Arena en mi cabeza.
Ensaladas de frutas mezcladas con pecados de cerveza y fritanga.
Sueños de verano y calor estival aderezados con una orgía de fiesta y diversión y sazonados de buenas energías y sonrisas de dientes blanqueados por algún peróxido impronunciable.
Siestas interminables de 15 minutos. Noches ultracortas de 8 horas y amores para toda la vida que durarán... lo que dure el verano.
Silencio relajante en una playa llena de gente gritando. Fiestas memorables montadas con 4 gatos excepcionales.
Tacones andamiados, chancletas a ras de suelo, pies descalzos y uñas pintadas a flúor vivo.
Y piel, mucha piel. Piel blanca, piel morena, carnes prietas y carnes blandas. Pellejo y pulpa exhibidos sin pudor, su ardor expuesto al calor de la temperatura... y de las miradas.
Pasión, presión, olor, color, sabor, silencio, ruido, sueños, ideas y todo el tiempo del mundo.
 

 It smells like Summer is already here, 
and I am so ready for it!

Besis de amor de verano. 
Geisha.

lunes, mayo 25, 2015

Votaciones y voluntades.

Ayer fui a votar. 
Ayer fui a votar, y no sólo por un deber cívico o un derecho constitucional. Ayer fui a votar por un deber genérico: el de hacer algo que muchas mujeres en el mundo no pueden; el de honrar a aquellas mujeres que mueren por querer aprender a leer; el de honorar a todas aquellas que sufrieron física, psicológica y socialmente por pedir un derecho que hoy menoscabamos con frases tan estúpidas como "a mí no me va la política". 
Ayer fui a votar por ellas; fui por mí, y también fui por mi pequeño M, porque no crezca en un entorno, sociedad, mundo en el que pasar de las cosas es una forma de solución. Porque cuando vaya al cole y vea cómo alguien acosa a otro niño, no pase del tema (otra frase estúpida de los padres, madres y demás habitantes de esta sociedad insulsa "mientras no me toque a mí"); porque cuando a alguien se le caigan los libros en la Uni, o la bolsa de la compra en la calle, no pase al lado indiferente, sino que sea de los que ofrecen las manos para ayudar.
Y ayer fui a votar porque quería que las cosas cambiaran ya, porque a pesar de que "no me va la política", "ni me ha tocado a mí" ya estoy un poco-bastante-muy harta de ver que los niños de una familia humilde tengan que dormir en un albergue/casa de familiares/calle, mientras otros se compran la undécima casa y renuevan la duodécima; de que ésta sea la generación de los niños desnutridos (con padres con carrera, eso sí), de ojos tristes y hambrientos, mientras el personaje de turno (político o eclesiástico) tiene la barriga redonda y el bigote sucio de gula (eso sí, para la foto "todos a una"); de que en la guardería nos pidan que llevemos juguetes, porque no habrá Reyes para todos los niños, mientras en la calle los coches de lujo son el día a día.  Ayer fui a votar, no por los desahucios, ni la corrupción, ni los imputados, ni los papeles destruidos, ni las manos largas, ni las tarjetas black, ni los vuelos en primera, ni las putas de Madrid, ni la coca de Ibiza, ni el "usted sabe quién soy yo", ni el enchufismo, ni las estrellas michelín made in la basura del súper, ni la sanidad insana, ni los bancos usureros, ni los impuestos de cultura, ni todas esas cosas feas con las que nos bombardean tanto cada día que ya ni nos van ni nos vienen; ayer fui a votar por los niños, porque ellos no pueden votar y exigir su casa, su comida, su médico, sus estudios , sus ahorros...
Yo ayer fui a votar, y la verdad es que esperaba un cambio mayor, más drástico... pero después de pensarlo un rato, he llegado a la conclusión de que la culpa es mía por no haber ido a votar antes.
Espero que aún estemos a tiempo.
Besis de campaña postelectoral.
Geisha.

domingo, marzo 15, 2015

Señoras

Las Señoras se maquillan, se ponen los abalorios, las vírgenes, las pulseras y los anillacos para salir de casa. Se pintan la boca, los cachetes, los ojos y hasta las cejas. Hay que resaltar que ellas no tienen labios, ellas tienen una boooca así de grande, como la de la rana del cuento). Los pómulos son un espacio comprendido entre la nariz y la oreja en modo horizontal, y entre los ojos y el mentón en modo vertical, y los ojos se los impregnan de lápiz de ojos desde la conjuntiva al párpado móvil, al inmóvil, al semimóvil, y hasta el infinito y más allá.

Las señoras llevan muchas cosas en el bolso. Más o menos, un universo paralelo... o varios: por si el sol, por si la lluvia, por si el viento, por si los mocos, por si las lágrimas, por si un accidente, por si el médico, por si un chico guapo, por si una amiga, por si el cepillo de la iglesia, por si el aparcamiento, por si está sucio, por si me dan dos,... Y también llevan muchas cosas en la cartera: semillas, monedas viejas, estampitas, fotos, documentación, cartilla del médico, dni del difunto marido, papeles con números de teléfonos apuntados de gente que no recuerdan pero que no se tiran, por si acaso, cuentas olvidadas, cuentas de collares, un pendiente solitario, un almanaque de hace algunos años (¿"no tienes un almanaque de este año? Ya no los hacen... claro, la crisis").

Las señoras son las guardianas de las historias. Las suyas y las ajenas. Saben quién. Saben dónde. Saben cuándo. Saben cómo. También saben cómo completar donde faltan datos. Esto lo saben  porque han vivido mucho, han visto mucho y han oido mucho y entonces ya saben como van todas las historias aunque no tengan las respuestas a todas las preguntas.

En la vida de todos hay una señora, y aunque no las veas, ellas sí te ven y están pendientes de tí.
Son como los ángeles.
¿O como los demonios?

Besis de señora que escribe. 
Geisha.

domingo, marzo 15, 2015

Ni tan Ditta ni tan Courtney.

Aquí una madre moderna, ecléctica, bifásica y semineurótica se pregunta: ¿qué es lo in y qué es lo out en moda de mami preescolar? Porque una intenta ir lo menos grunge posible, teniendo en cuenta el agujero de gusano espacio-tiempo en el que vivimos (que una mira el reloj y son las 7 y cuando lo vuelve a mirar - 5 segundos más tarde- y son las 9.15) y sin perder el concepto de entropía de vista (el desorden, el caos y esas cosas... o dicho de otro modo... la leche, los mocos y la tendencia de que todo lo que ensucie acabe en la ropa de uno más que en el suelo, pañuelos u otros enseres varios que nos den igual en el momento de llevar al nene al cole)... lo dicho, una intenta tener una cierta dignidad mamil, sobre todo para que cuando el nene crezca y hable y la ponga a una en evidencia, no sea para decir "mami, me da vergüenza cómo vas vestida".

Y es que una llega al cole a las 9.30 de la mañana... vaaaale, a las 9:40 las más de las veces... que no es una hora muy intempestiva que digamos... y, a pesar de que una se levante a las 7.30, las 7, e incluso las 6.30... ¡no hay manera, oiga! Siempre hay que elegir entre desayunar o ducharse, entre peinarse o vestirse, entre pijama o chándal... y después llegamos a toda velocidad a la guarde y allí están las "mamis-cuquis" (que seguro que son una especie endémica de los coles) maquilladas, peinadas y planchadas... qué hacen? ¿Se acuestan en un sarcófago a modo faraón?

Y mira que lo intento... dejar la ropa preparada, ducharse por la noche (lavarse el pelo, no... que en vez de yo misma parecería Bitelchús)... y nada, que no lo consigo.

Menos mal que viene el buen tiempo y esto se arregla con unas sandalitas, un vestidito y una coletita estilo Riviera Francesa... porque me parece a mí que la Ditta Von Teese se me queda en Courtney Love...

Besis de entretiempo.
Geisha.

domingo, enero 25, 2015

Top ten de las rebajas

Sí, esto de tener porta nuevo se nota... ¡cómo echaba de menos escribir así, del tirón!

Bueno, como estamos en época de pandemia de "sales", aquí va mi top ten con descuento:

1. Por qué lo llaman "rebajas" cuando quieren decir "saldos". Y es que se nota que baja la calidad del producto, que lo ponen más feo, o que ni se molestan en plancharlo... es que así no hay quien compre ni por los ojos!

2. Lo de nueva temporada siempre es más chulo. Será también por que ya estamos hartos de los grises y las lanas, y porque la iluminación es más bonita y da como más ilusión...

3. La pobre dobladora de ropa te da pena... pero después de doblar la tercera camisa, tú también la pones en el montón que sea y te vas...

4. Que alguien más se sume a la teoría de que aprovechan para sacar todo lo viejo que tienen por esos almacenes...¡mira que hay cosas feas! Me niego a creer que esas horteradas nos parecían de los más in cuando estaban de temporada.

5. La predisposición a gastar es inversamente proporcional a la cantidad de género encontrado (y viceversa... no hay como estar a dos velas para ver todo lo bueno, bonito y requetecaro).

6. Todas las dependientas de todas las tiendas tienen "el mismo, en otro color, y les ha salido buenísimo, y les encanta, y a tí también te va a encantar y blablablá".

7. Cada vez hay más señoras que compran en las tiendas de jovenzuelas. Vale que se hayan quedado con el "promoda", con el "encuentrolamoda" y con parte del "sari"... pero el "hacheyeme" is mine, el "mengo" is mine too y las tiendas de kinkis también son mine, porque a veces encuentras cosas chulas. Me niego a creer que en realidad seamos las mismas de siempre y que seamos nosotras las que nos estamos transformando en señoras que compran en tiendas de jovenzuelas. Qué horror, te imaginas?

8. Lo cual me recuerda, que en determinadas store no cambian a las dependientas desde que hice el BUP ( y el que no sepa lo que es, que lo mire en la güikipedia)... con lo cual, las dependientas de las tiendas juveniles tienen pinta de señora casada con señor mayor que vive en la moraleja (la del cuento, más bien), con su colágeno en los labios y su hialurónico en los pómulos (que todas te miran y hablan igual).

9. Si son rebajas (de lo que les queda), ¿por qué te dicen que todas las semanas traen género? ¿Qué traen, lo que no quieren en otras tiendas? ¿Estamos comprando las sobras de las rebajas de otra gente?

10. A pesar de todo ello, siempre hay colas. Mi teoría: trabajan más lento o con una sola cajera para que siempre haya gente esperando y dar la impresión de que venden un montón y de que las doñas y sus hijas morirían hasta de pie por comprar allí.

Besis con un 15% de descuento.
Geisha.

viernes, enero 23, 2015

M me descubre el mundo

M ya sabe encender y apagar la tele, poner la lavadora (a la cual le ha descubierto otro uso: lavavajillas), hacer llamadas telefónicas internacionales y tiene la extraordinaria capacidad de bloquear/desbloquear y encontrar nuevas ventanas y aplicaciones en casi cualquier elemento electrónico que alcanza.

M es un máquina en el arte de subir y bajarse del sillón, de abrir y cerrar cosas, cerrar puertas y de encontrar cosas que no sabías ni que existían... claro que también es un hacha en hacer desaparecer cosas que hasta hace un segundo tenías a la vista. Ah y de meterse en sitios en el que parecía imposible que cupiera él o cualquier parte de su cuerpo.

M sabe hacer pedorretas, pero donde mejor le salen (y no sé cómo tomarme esto) es en cualquier parte de mi cuerpo: barriga, muslo, brazo, espalda...

A M le gusta chupetear toallitas, comerse la comida del perro, lavarse las piernitas y decir "Ooohhh" cuando hay algo que le gusta y "oye" cuando hay algo que le sorprende o cuando hace algo que no debe hacer. También le gustan los abrazos y los besos, la comida de los mayores, acabar las canciones y pedir un "bis" una y otra vez.

Sí. M es un Mago, un contorsionista, un saltimbanqui, un cómico, un payasete y un lindo loco que me está enseñando el mundo con sólo 15 meses... y lo que me queda!

Besis de turista encantada.
Geisha.