No me puedo creer que mi última entrada haya sido la del "ataque de los pepinos locos" y no haya tenido la decencia de escribir nada más después de ello...y eso que a mí no me atacaron los "fenogrecos" ni los "brotes de soja mutantes"!

Así que hoy me he pasado por aquí, a ver que se cocía y a comprobar que no me habíais abandonado todos de golpe...y me ha dado tanta vergüenza que he puesto el trabajo a un lado, he girado un pelín la pantalla, y aquí estoy, en medio del curro, actualizando...a cuenta del IPC del año pasado, que dicho sea de paso, aún no me han subido... a cuenta de las horas extras...que dice el de la asesoría que son complementarias, y por tanto no se cobran..."por acuerdo entre las partes"...ejem!

En fin, que he estado manga por hombro, upside-down and inside-out desde que me mudé, y tengo en mi cabeza el decálogo de las mudanzas...pero no time to write it down yet, sorry... básicamente es algo así como que pierdes cosas, encuentras cosas, te das cuenta de que tienes un montón de ropa que no te pones y de que llevas guardando ropa desde el año de Mary Chestnut (dícese de Maricastaña) por si...y te das cuenta que donde mejor está es al lado del contenedor (es que me da un nosequé tirar ropa...aunque esté desgastadita la pobre...y sin embargo sigues sin nada que ponerte...


Ah, sí, perderás pendientes...y hasta zapatos, pero no de par en par...aleatoriamente y sin consideración alguna a que sean tu par favorito o que justo necesites ese color para tu outfit veraniego adquirido en las rebajas.


Olvidarás dónde guardaste cada cosa...por muy etiquetadas que estén las cajas.


Da igual lo poquito que tuvieras en tu pisín...no cabrán en tu nueva home, independientemente de los metros cuadrados extra, de las estanterías, cajones, etecés...las cosas se multiplican y se expanden como los gases!


Te darás golpes con las paredes cuando te levantes a media noche a beber agua y descubras que te han cambiado los tabiques de sitio.

De momento así va mi mudanza, y entre tanto, me entretengo viniendo a trabajar, para desconectar un rato de tanta emoción...pero mi ambiente laboral es raro, con gente que no trabaja y cobra (con voz del niño del 6º sentido)...

...y para colmar mi día extraño-laboral, resulta que ahora mis jefis están llamando a la "poloca" (poli local) porque un íntimo se les ha cogido el codo...y de paso la chequera...y lo han pillado intríngulis en el banco intentando canjear papel por money...


¡si te digo yo a ti!


Hala, me voy a hacer que trabajo un ratito más, que me queda por chequear el feisbuk, el tuenti, el tuiter, los 2 mail y preparar unos presupuestos antes de las 8!


Besis de tornillo del IKEA.
Geisha

Comments (1)

On miércoles, julio 06, 2011 , Petite papillon dijo...

Que gran verdad, pensar que no tienes nada y cuando lo cambias de lugar parece que se haya reproducido todo asexualmente como las plantas!