creer que has perdido el DNI.
creer que lo has perdido en el avión.
llamar a atención al cliente para verificarlo.
que atención al cliente te diga que ahí no es y te dé un número de teléfono.
que en ese número de teléfono te digan que ahí no es y te den otro.
que en el otro te contesten los de groundforce (que no es tu compañía, ni tu avión, ni tu dni que no llegó al ground y mucho menos a la force. O a lo mejor a la force sí que llegó).
que los de gf te digan que seguramente lo tiene la poli.
que les pidas el número de la poli a la que se lo dieron y que te digan que no lo tienen, pero que bueno, que es la policía nacional, que no tiene pérdida... (cara de asombro y cabreo in crescendo)
insistir en que te digan la oficina de policía a la que se lo han entregado amén de cursar una denuncia de algún tipo que aún no se me ha ocurrido pero que seguro que existe... que te cuelguen.
todo esto bajo la lluvia, en bailarinas, esquivando charcos, camino del metro, camino del congreso (al que ya llego tarde por un incidente con una almohada que ya contaré).

buscar en el google del teléfono el número de la PN de la T1... y que te salga el 091 (tiene guasa)
dejar de intentar llamar al eficiente personal de cualquiera de los teléfonos anteriores porque el metro entra en un túnel en el que no hay cobertura.
guardar las gafas de sol...encontrar el DNI en el estuche de las gafas, que lo había puesto ahí para no perderlo.
FIN DE LA TRANSMISIÓN.
.
..
...
....
PD: bajarse del metro 4 paradas más adelante porque me he dado cuenta de que lo he cogido en la dirección contraria a la que quiero ir.
3 hurras por la puntualidad en hora punta y situación de estrés emocional.

Besis de congresista.
Geisha.

Comments (0)