- ¿Estás durmiendo?
- Sí, duérmete.
- ¿Podemos hablar?
- No, duérmete.
- Sólo quiero saber si estás bien...
- (Suspiro profundo forzado)
- Sabes que para mí también ha sido duro, no sabía que algo así pasaría...
- (...)
- ¿Estás llorando?
- No, duérmete ya, necesito descansar, mañana tengo que madrugar y que hacer un montón de llamadas para cancelarlo todo.
- No es necesario, yo...
- ¿Te vas tú al sillón o me voy yo? ¡De verdad que necesito dormir ya!
- Deja, iré yo. Al fin al cabo esta es tu casa y yo ya no seré bien recibido cuando se sepa todo... Que descanses, eres una buena persona, nunca lo olvides.

Comments (2)

On miércoles, junio 30, 2010 , Nubia dijo...

Podría ser el comienzo de mi historia...

 
On miércoles, junio 30, 2010 , geish@ dijo...

ya te dije, pero esto fue el 26 de mayo y yo hablé contigo hace un par de semanas... y nadie me había dicho nada, que conste...