Terminó de hacer la maleta en apenas 4 minutos, y mientras hacía buen uso de sus posaderas para poder cerrarla, repasaba mentalmente lo que había en ella: cepillo de dientes, espuma, maquillaje, botiquín básico, kleenex, condones, varias mudas interesantes...

Sólo iba a ser un fin de semana en una casita rural, pero la perspectiva de pasarlo con alguien desconocido, con la misma necesidad emocional (es decir, poco sentimiento y mucha pasión) que ella en este momento, la hacía sentir una mezcla de deseo-miedo-vergüenza-atrevimiento.

Así salió de casa, sonrojada, entaconada y abrigada hasta las orejas. Arrastrando con una maletita cargada de expectativas y rumbo a la estación de tren.

3 horas, 1 tren, 1 bus y un tortuoso recorrido por una cuesta adoquinada de un pueblo perdido después, llegó al bello paraje rural a encontrarse con su cita misteriosa internética. 

Sólo habían chateado, pero eran compatibles a todos los niveles...ahora sólo faltaba que no fuera repulsivo visualmente...se había mentalizado de que si la 1ª impresión no era buena, no jugaría la baza de "gatita"...sería el "perro", fiel y noble amigo, nada de runrrún.

No obstante, todas sus elucubraciones mentales no le habían sugerido en ningún momento lo que en realidad pasó:

- Hola, eres Clara?
- Ehhh, sí, y tú eres? 
- Jack...Jaqueline en realidad...por tu cara veo que no me esperabas...y la verdad es que he jugado con mi nombre con la esperanza de que pudieras conocerme de verdad y después decidir qué querías hacer...
- O sea, que tú sabes quién soy y me has confundido a propósito
- Mmmm, culpable...¿estás muy enfadada?

La verdad que sólo estaba un poco enfadada, pero muy decepcionada...había puesto tantas esperanzas en este fin de semana, después de tanto tiempo de carestía "emocional"...pero bueno, era verdad que se habían caído bien en las ondas cibernéticas, y además estaba el plan B "perro amigo"...y qué demonios! Jack tampoco estaba nada mal!

Así que como diría otro Jack...Jack Lemmon "nadie es perfecto".

Besis.
Geisha. 

Comments (0)