Sumergirse bajo el agua; ver el color azul y el fondo de cuadritos de la piscina; el sonido del silencio, o el que se oigan los sonidos amortiguados por el agua... salir a la superficie para llenarse de colores y sonidos, para volver a sumergirse al azul y al silencio.

La playa a primera hora de la mañana, o a última de la tarde, cuando da igual que la gente esté por allí hablando, o los niños jugando, porque tú sólo estás concentrad@ en el sonido del mar, que va y viene; en el frío de la arena mañanera, o en la tibiez de la arena de la tarde.

Leer en un banco cualquiera de una calle cualquiera, o en una mesa esquinada de un bar abarrotado, donde el sonido es una trenza de notas que se convierte en sólo una que me aísla de lo demás.

Beberse un café por la calle... preferentemente en una ciudad que no sea la mía, mientras paseo sin rumbo ni horario.

Echarse en el sillón, con bola de pelos, el churry, 2 copas de vino, unas velitas y una buena música de fondo, o una peli y la mantita...

Buen fin de semana a todos.
Besis relajados.
Geisha.
 

Comments (0)