2 terrones de azúcar,
fotos de cuando era pequeña (robadas del álbum familiar),
fotos de mi etapa chunga adolescente (desde permanente a pelo quemado por el sol, pasando por el típico corte "tazón"),
un reloj que lleva bastante tiempo sin funcionar (ya no recuerdo si alguna vez lo hizo),
unos pendientes que me regaló alguien a quien no quiero recordar (¿los quiere alguien?),
todos los pasaportes que he denunciado por extravío en la comisaría para no tener que entregarlos cuando sacaba uno nuevo,
la carta que me mandaste aquél cumpleaños que no pudimos pasar juntos,
la tapa y el muelle de un bolígrafo, pero ni rastro de la tinta, ...
Todo esto lo encontré buscando cualquier otra cosa, en un lugar donde ni me acordaba que había puesto estos trocitos de mi vida.
¿Y tú? ¿Qué hay en tu cajón desastre?

Comments (0)