Imagina: música de Frank Sinatra ("start spreading the news..."), mézclalo con Alicia Keys, sazónalo con Beyoncé y métele caña con Jay Z o similar. 
Esta mezcla tan...rara... es Nueva York. 
Toda la marcha que quieras, mezclado con nuevas tecnologías en Times Square, pantallas táctiles en plena calle a modo de escaparate en Lexington Avenue, gorilas con cuerpo tipo armario de 4 puertas, sonrisa de niño de 3 años y voces radiofónicas en cualquiera de las tiendas de la 5ª Avenida. Desayuno, almuerzo y cena con diamantes en Tiffany's, Cartier, Bvlgari, ...
Si no se te han puesto los pelos de punta todavía, no te mereces a Nueva York.

Durante el día es un bullicio de coches, predominando el rojo de los buses turísticos con el amarillo de los taxis. Igual que en cualquier ciudad española, los policías colapsan más el tráfico, pero hasta ellos lo hacen con un "yenesépacuá" americano. Y por cierto, los guías suck! Mejor ir con tu librito, que te enteras de más cosas. Ellos te cuentan su vida, y si aquí vive fulanito, y yo aquí jugaba de pequeño...

Se nos hacía de noche demasiado pronto, a las 5.30, como para que nos diera tiempo a hacer, ver, sentir y degustar todo lo que queríamos de la city, pero incluso así era como si la ciudad, el clima y el tiempo se aliaran para que nos integráramos en el ritmo frenético de NYC: línea 1 roja para trayectos largos, línea 2 es la exprés. Línea verde al Harlem y al Bronx, naranja a Queens o a Brooklyn...Todos los colores para Manhattan. El tren de cercanías a Long Island, y el ferry gratuito a Staten Island...

Visitar los barrios fue toda una experiencia. Los señores "de color negro afroamericanos" dan un pelín de miedo (básicamente), pero, caras de mala-ostia aparte, son gente corriente y moliente.
Menos cuando en el Bronx nos equivocamos de parada y preguntamos a una señora, y la pobre nos miró con cara de susto y preocupación y nos dijo "oh, no -ou, nou- estáis completamente en el lado equivocado del Bronx". Para acto seguido, casi cogiéndonos de la mano, nos llevó hasta la zona "recomendable" (igualmente gente con cara de pocos amigos, pero safe)Misa gospel en Harlem, y chinos y más chinos por todos lados!!! Incluso hay una "2ª mini Chinatown" en Queens (zona de los griegos), aunque la auténtica Chinatown de Nueva York es horrible de fea (Comercios y más comercios y bastante suciedad). Desgraciadamente se está "comiendo" a Little Italy, donde los músicos y los camareros son un encanto y muy divertidos (buena comida y muy buen precio)
Si has visto series tipo Betty la fea, La niñera,Sexo en Nueva York o películas tipo Spiderman, ... realmente cualquier película/serie neoyorquina...pues es igual, igual, igual...forma de hablar, lugares... es como estar en un set de rodaje! 

La tienda de Hermés cerrada para la celebrity de turno (a saber si sería Nicole Kidman, Madonna, Taylor Swift, que andaban por la zona, o la propia Anna Wintour!). 
Levantarse de madrugada para coger un buen sitio y ver el desfile de Acción de Gracias (la Macy's parade) con todos sus artistas invitados famosos (Kylie Minogue, Kanye West, ICarly, Jessica Simpson, Juanes, Jimmy Fallon, ... y después ir a comer la típica cena de Acción de Gracias, con su pavo y sus mashed potatoes y la tarta de calabaza y la de nueces pecanas (Pumpkin pie & pecan pie, ñaaaam!)
¡¡¡Tropezarse con Johny Depp por la calle!!! (no tiene precio!)
 

Central Park con los Strawberry Fields, el Belvedere Castle, Alicia en el País de las Maravillas, las carrozas de caballos, los lagos, la pista de patinaje sobre hielo, ...
El Financial District, con toda su gente enchaquetada y su Bolsa de Nueva York... Me pregunto cómo se coló el follonero, porque aquello está más vigilado que un aeropuerto! Afortunadamente la zona cero es ahora "zona en obras" y no se ve nada macabro. Pero sí que se pasa mal cuando visitas la iglesia a la que iba la gente a poner fotos y descansar y eso...todavía lo guardan todo "para no olvidar". Es entrar y ponerse a llorar de las emociones y la presión que se respira allí dentro. 


En Liberty Island nos pasó algo...curioso. Cogemos el ferry (después de 1 hora de cola...es que había poquita gente, normalmente son 3 horas). Fotos de la estatua según nos acercamos a la isla, nos bajamos en la isla para ver la estatua de cerca...de casualidad le preguntamos a una Ranger a qué hora salía el siguiente ferry para la isla de Ellis (la de los inmigrantes) y nos contesta que el último, si no fue ya, es ahora. AAAAAAHHHHH. Miramos el culo de la estatua de la libertad y echamos a correr nuevamente hacia el ferry. Así que en realidad la estatua completa sólo la vimos desde el barco. Allí, in situ, sólo su culo (de todas formas, nos da una perspectiva bastante acertada de la actualidad: Libertad, a tomar por cuuuu....) 

Y por supuesto, subir al Empire State, al Top of the Rock en el Rockefeller Center, también con su pista de patinaje, recorrer el MET, el MOMA, el Guggenheim (realmente, los visité como el que va de tiendas, porque hay tantísimas cosas que ver y tan poquito tiempo...). Espectáculos de Broadway (nosotros vimos Mary Poppins), partido de los New York Knicks en el Madison Square Garden, tour "detrás del escenario" en el Radio City Music Hall, artistas y vendedores callejeros, puestos de perritos,...

Recuerdas cuando dije que Las Vegas era como un parque de atracciones? Esto sí que son atracciones para mí!!! Ir por la calle tomando un café y estar rodeada de tiendas y más tiendas! Guauuuuu.

No obstante, en el fondo soy una sentimental y apenas tuve tiempo de comprar nada porque estaba ejerciendo mis deberes turísticos. Apenas un regateo en los chinos con los souvenires. Y encima en el aeropuerto encontramos los mismos items al precio regateado de los chinos, snif. 

Pero... a Prada pongo por testigo de que volveré a los niuyores!!!

Besis de Caramel Macchiato, extra sugar.
Geisha.

Comments (0)