Continuando con mi reflexión canina... he de decir que cada día envidio más a mi perro... 
Aparte de lo obvio (comer, dormir, etecé), su filosofía de la vida es altamente apetecible.

Apariencia estética:
YO: levantarse temprano, ducha, secador, plancha... si hay mucha prisa, pony tail al canto. Maquillaje (si me da tiempo, en casa, si no, camino al trabajo: de semáforo, en semáforo y pinto porque me toca. A veces incluso frente al microondas, que uso a modo de espejo, en el office del curro). Vestirse! (importante, pero se me quedaba atrás). Lo de informal a la par que elegante parece sencillo, pero no lo es.
ÉL: none of the above. Es más, levantarse, estirarse con el culo en pompa, olerse el idem y bostezar es más o menos lo que necesita para ponerse en marcha.

Trabajo:
YO: papeles y más papeles, atención al público, llamadas, deadlines, compañeros de aquéllos, jefes maniáticos, contar los días ,con los dedos de las manos y los pies, que faltan para llegar a fin de mes y volver a cobrar mi muuuuy merecido sueldecillo.

ÉL: aaaahhhh (sonido de bostezo); caminar por la casa para que las pelusas se esparzan bien, no vaya a quedar ninguna esquina sin bolas de pelos;  marcar territorio con sus diferentes accesorios (que tiene más que la barby malibú)... pelotas, peluches, mordedores, ropa, manta... Dormir para estar bello, que esto de que cada año cuente  como 7 juega muy malas pasadas al cutis perruno. Dejar marcas de agua por toda la casa, para que se note que ha bebido, no vayamos a pensar que no se está hidratando. Dejar bolas de comida (friskis) en cada habitación, por si le da hambre... Noooo, si al final va a trabajar más que yo y todo!

Ocio:
YO: leer, nadar, ir a la playa, ver programitas en la tv, mis cosillas de internet... hacer pendientes (que me ha dado por ahí), patinar (matarme "toa")

ÉL: salir a la calle a jugar a la pelota (lo tengo que sacar yo... así que punto para mí en el apartado "trabajo"); oler traseros por el mundo... 
Le encaaaaanta ir al aeropuerto. Nada más llegar se hace un pis y una caca (preferentemente dentro, que fuera no le da gana) y después se pone a disposición de cualquier usuario aeroportuario para que lo soben y le hablen como a un niño pequeño... Es un prostituto afectivo. 
Los fines de semana, ir a la huerta de la abuela, comerse unos higos de la higuera, mear los tomates y la hierbabuena... un clásico. 
¿Que lo peinen y le limpien las orejas entra en el apartado "ocio"? Es que le flipa el rollo SPA...

Comer, dormir y necesidades varias:
YO: que si dieta, que si compra, que si ejercicio, que si no puedo dormir, vuelta pa'cá, vuelta pa'llá, tengo que hacer, acordarse de esto, no pensar en lo otro....AAAAAHHHHH!!!

ÉL: comer, dormir. A veces sueña que corre.

Relaciones personales:
YO: mis amigos me caen bien (que para eso los he elegido), el churri me cae mal a veces... los del trabajo... la mayoría del día los desprecio... Yo es que no sé "pasar" de las cosas, me agobio... gente que no hace su trabajo, gente que critica a los demás y después sonríe en plan BFF, en fin fauna puñaladatraperapuntocom, coprófagos y demás... y yo soy del tipo "pesada": de las que quiere que las cosas funcionen (mal), de las que hablan a la cara (re-mal) y de las que les parece mal que la gente cobre a fin de mes por no hacer nada (soy lo peor), salvo hablar de su vida y de la de los demás (tipo "Sálvame caca deluxe", pero sin el plató... porque el resto de los participantes del "pograma" los tengo representados a todos... jesús)

ÉL: 
- ve perros: saca la lengua (juro que mi perro sonríe), mueve el culo, le huele el idem al congénere. Si le gusta lo que ha olido, le da un ladrido a modo de saludo. Que no le gusta, pone patitas en polvorosa y se las pira.
- ve personas: saca la lengua (ya hemos dicho que sonriendo), mueve el culo (es que no tiene rabito) y va hacia la persona en plan "hola, hola, hola, acaríciame, acaríciame". Se tira al suelo, te enseña la barriga, o se te sube a la pierna para que lo cojas (en plan niño), porque le encaaaantan los abrazos. Si ya te conoce y le caes muy bien, el saludo va acompañado por una especie de llanto "ayayayayayay"... reservado para la abuela de la huerta y la que le da jamón... pequeño traidor, que listo es el jodío perro...

En fin, que no tiene prejuicios persona/animal.. a él le da igual, todo el mundo le cae bien hasta que el "olor de Q" le demuestre lo contrario. Siempre está de buen humor, con esa memoria de mosquito que tiene para las cosas malas ("que me comí tu zapato y tú estabas enfadada conmigo???? Pues yo no me acuerdo! Ven aquí, que te doy un lametón"). Eso sí, para las cosas buenas (jamón, salir, comer, a la camita) tiene memoria de elefante el jodío.

 
Pues eso, que la vida perruna no está nada mal. Es más, estoy bastante convencida de que lo insultante es ser "humano", no "animal"... 
NOSOTROS: Nos preocupamos por todo, pero no arreglamos nada.
ELLOS: viven la vida (no ven pasar los días), no ensucian el entorno (no dejar rastro biológico es clave en la supervivencia, no como los kinkis que vienen a mi parque... tengo que hablar seriamente con ellos y su dieta mierdonalds 24/7), se alegran por todo, disfrutan de todo y lo que no les gusta lo dejan de lado (simplemente). Comen y beben cuando el cuerpo se los pide... no cada 2 horas como yo y mi última dieta, o en plan bulímico cuando nos da la ansiedad... (chocolaaateeee). 

Así que me voy a perrunizar (o a intentarlo)... empezando por lo de dormir un sábado a pierna suelta y comer cuando me dé hambre.

Un saludo de levantar la patita.
Geisha.

Comments (0)