La rusa también es de recorrer mundo, lo tiene en los genes y seguro que la pequeña muñeca los tiene también...pero eso el tiempo lo dirá.
La rusa es más...bohemia, o camaleónica, o... desconocida...la verdad es que no podría decir si la conozco mucho o si no la conozco en absoluto, pues de ella percibo ambas sensaciones dependiendo del entorno que la rodee. Ella es como las mentiras, depende del color del cristal con que la miras...

La rusa es más de María Jiménez y su lista de la compra; es más de soñar cuando duerme y no despierta. La rusa quisiera volar, pero no puede/quiere/debe desplegar las alas, y mientras tanto se reserva para los grandes acontecimientos, recuerda sus andanzas por el mundo, sus locuras de juventud, sus pasajes de ida y vuelta y ...en este momento, contempla la factura de la luz.

Si tuviera que asociarlas a un elemento, diría que la francesa es fuego y la rusa es tierra.
La otra...la otra es aire, indudablemente.

Comments (0)