Instrucciones a seguir:
1. si no pasa nada, es que pasa algo (verdad universalmente conocida)
2. dejar pasar el rato a ver si la nada se transforma (no se crea ni se destruye; basado en el 1º principio de la termodinámica)
3. las sutilezas son inversamente proporcionales al buen humor del portador de la nada
4. primer principio de los casting: "no nos llame, nosotros le llamaremos" (resumiendo: déjame tranquil@ hasta que se me pase y no me estés rondando a ver si se me ha pasado)
5. si la reiteración provocara una respuesta precedida de QUE y terminada con alguna derivación del verbo dejar (véase, "QUE no me pasa nada, QUE ME DEJES) se sugiere ponerse a cubierto inmediatamente y guardarse de la onda expansiva que posiblemente acompañe a esta declaración. (el que avisa, es avisador)


POSIBLES CONCLUSIONES:
si no ha hecho nada para provocar a la nada (valga la "reflofloncia" ésa), déjelo pasar;
si no está roto, no lo arregle;
"manolete, si no sabes torear pa' qué te metes"


Este mensaje se autodestruirá en 3, 2, 1, NADANADANADANADANADANADANADANADANADA
NADANADANADANADANADANADANADANADANADA
NADANADANADANADANADANADANADANADANADA
NADANADANADANADANADANADANADANADANADA
NADANADANADANADANADANADANADANADANADA

Comments (2)

On domingo, enero 10, 2010 , Schrogsin dijo...

JAJAJAJAJA, buenísimo. Mentiras como un templo.

 
On lunes, junio 28, 2010 , Calipso dijo...

Qué genial! Me encanta el final! :D