Mi mentira más querida es aquella en la que te dije que sólo éramos amig@s, que ésto no era más que un pasatiempo, que yo controlaba y que después todo volvería a la normalidad.

Me gusta mentirte diciéndote que sólo te quiero un poquito, aunque tenga el estómago lleno de mariposas  epilépticas y parkinsonianas.
Te miento todas las mañanas cuando me hago la dormid@ para que me des besos de despertarse y me pongas la mano sobre los ojos a modo de sombrilla para que no me deslumbre al abrirlos.
Ahora quisiera mentirte y decirte que todo va a salir bien, que el destino está de nuestra parte, pero... y si no lo está?
Seguiré mintiéndonos a los dos, ¿qué más da, si mañana no sé si estaré aquí o no? ¿Me dará el destino un día más para mentirte?

Comments (6)

On viernes, enero 15, 2010 , Schrogsin dijo...

Coño, qué profundo, me gustó; de lo mejor de tu blog hasta el momento

 
On viernes, enero 15, 2010 , geish@ dijo...

coño que susto! pensé que me ibas a decir que era una ñoñería. merci, merci

 
On viernes, enero 15, 2010 , Sirea dijo...

Ay, ¡qué gran mentira! "que yo controlaba y que después todo volvería a la normalidad". Me declaro mentirosa =) Me ha gustado mucho.

 
On viernes, enero 15, 2010 , naylah© dijo...

"Te miento todas las mañanas haciendome la dormida para que me des besos y despertarme"

Guau. Desde luego, no todas las mentiras son malas y dañinas.

Entrada de 10 ;)

 
On miércoles, enero 20, 2010 , R.G.R dijo...

Precioso, me emocionaste :)

 
On jueves, enero 21, 2010 , la francesa dijo...

yo también me emocioné, tú fuiste testigo.