miércoles, julio 07, 2010

LA VAGA

Lo confieso.
Soy una vaga crónica. Tengo vaguitis aguda, estacionaria  y terminal.
De pequeña ya me lo decía mi madre... y es que nací en jueves santo, a las tantas de la noche y después de muuuchas horas de parto, si es que... con lo calentita que estaba yo ahí dentro... si hay que salir, se sale, pero salir pa que te vea en pelotas un montón de desconocidos, te cuelguen como una pescadilla, azote en el culo incluido (y sin cariño) y te zarandeen de acá para allá, pinchándote, extrayéndote los mocos que llevan contigo 9 meses (que se les coge cariño, oye) y después quieren que mames, y que eructes, y... uf, qué estrés.
Pues eso, que yo ya era vaga desde pequeñita, ni tomé el pecho, ni comía fruta, ... pasé mi infancia a base de "colacaos", "pitisuises" y cosas que no hubiera que masticar...
Y de mayor sigo igual. Soy tan perezosa que podría sobrevivir a base de bocadillos, ensaladas y cereales con tal de no tener que cocinar. O comiendo directamente del cacharro, con tal de no tener que lavar los platos.
Me encanta levantarme los domingos, desayunar y volverme a dormir.
Si estoy en el sillón y se me ha olvidado coger el mando, me veo lo que estén dando (aunque eventualmente acabo levantándome a buscarlo; éso si no encuentro a alguien que lo haga por mí, jeje).
Soy de las que dicen "vete tú" cuando suena el timbre, de las que van con el coche a todos lados y de las que se hacen una pony tail con tal de no peinarse (es que plancharse el pelo es agotador).
 Bueno, pues hoy he bajado 4 pisos por las escaleras!!! 
Aunque creo que no cuenta, porque era por no esperar por el ascensor...
No tengo remedio ; P
Besis.
Geisha.

5 mentiras piadosas:

Halex Rós dijo...

"Bueno, pues hoy he bajado 4 pisos por las escaleras!!!"

Te compadezco.

la francesa dijo...

Dónde está la mentirosa de geish@. Di que eres super activa y que a veces la vageza te atrapa durante una semana o dos, conocida como la semana(s) del pijama...dónde todo está permitido.
Pasado ese periodo hay que volver a entrar en la rutina de hacer las mismas cosas una y otra vez. Y si no te gusta lavar los platos, cómprate un lava-vajillas, que está demostrado que consumen menos agua que tú y tus pocas ganas de lavar la loza...jejeje. Yo, de mayor, quiero uno. Besos

geish@ dijo...

De ahí, la entrada! Soy tan vaga que no tenía ni ganas de mentir, jeje
Besis.
Geisha.
PD: Pásate por mi facebook!

Calipso dijo...

Oh Dios, lo de comer del cacharro por no lavar luego.. lo confieso, lo hago, sobre todo por la noche. Y lo más triste es que TENGO lavavajillas :O

Anónimo dijo...

Jajajajaja, eso ocurre por haber creado los pecados capitales, si no existisen no nos sentiriamos tan culpables, jajaja. VIVA LA PEREZA!!

Tacita

Publicar un comentario

Miénteme.