Ojos pegados, boca pastosa y la marca de la sábana aún en la cara.
Aún no es de día cuando se levanta. Lo sabe no porque haya abierto los ojos, todavía no, sino por la brisa que circula por la casa. El infierno aún está apagado, se encenderá en cuanto salga el primer rayo de sol.
Repite el ritual de cada día: estirarse, incorporarse, 3 pasos, el arcón, 6 pasos, la estantería... PUM, ¡mierda! 5 pasos, la estantería. A la izquierda el baño.
Siempre entra con los ojos cerrados al baño, a cualquier hora del día. Le da miedo su reflejo en el espejo. Aparte de lo obvio, alguna vez leyó que si te veías reflejado en un espejo a oscuras, podrías ver tu muerte.
Una vez sentada, hace un amago por abrir los ojos, una rendija, cierra, otra vez. Todavía no.
Se mete en la ducha.... ¡joder el termo! Ya da igual, un chorro de agua fría revive a cualquiera, incluso a los zombies urbanitas.

Comments (2)

On lunes, julio 12, 2010 , Vane dijo...

Yo habia escuchado que si te pones delante del espejo con una vela encendida y a las 12 de la noche podias ver tu funeral, o algo por el estilo.
Yo no me levanto de la cama si aun es de noche!, menos las veces que no me queda mas remedio porque tengo que ir en invierno.

 
On jueves, julio 15, 2010 , Calipso dijo...

Repite el ritual de cada día: estirarse, incorporarse, 3 pasos, el arcón, 6 pasos, la estantería... PUM, ¡mierda! 5 pasos, la estantería.

HAHAHAHAHAHAAHAHHAHAHAAHA! GREAT!